•  |
  •  |
  • END

GUATEMALA
Proporcionar financiamiento a micro, pequeños y medianos productores no es fácil. Tiene mayores costos que prestar a grandes empresarios y el riesgo de esa cartera es mayor que la que mantiene la banca formal. En ese mercado operan las microfinancieras, instituciones que son criticadas por algunos por ofrecer tasas de interés más altas que la banca formal, pero donde los banqueros no han querido penetrar.

Lograr mecanismos que permitan una mayor eficiencia, que reduzca aún más las tasas de interés, con mejores plazos y nuevos productos acorde a las necesidades de los pequeños productores, son algunos de los temas que se abordaron en la IV Conferencia Centroamericana de Microfinanzas, organizada por la Red Centroamericana de Microfinanzas, Redcamif, en Guatemala.

Expertos de diferentes países expusieron sobre el rumbo que las microfinancieras deben seguir y las mejores maneras de llegar a un público que se considera vulnerable, excluido del sistema financiero de los países de la región y en situación de pobreza, muchos de ellos localizados en áreas rurales.

Se conocieron las experiencias del microcrédito no sólo de Centroamérica, sino también de diferentes países de América Latina como Bolivia, México, Perú, entre otros, donde este tipo de instituciones ha cambiado la vida de muchas personas sin acceso al crédito y han ayudado a la transformación del mercado financiero.

Álvaro Rodríguez Arregui, representante de Acción Internacional de México, dijo que éste es el momento de las microfinancieras para innovar, y que dichas instituciones deben regresar al espíritu emprendedor que las caracterizó en los años 80 e inicios de los 90.

Señaló que en el caso de las microfinancieras “el emprendimiento es clave, y si una industria deja de innovar, empieza a decaer y termina muriendo. Éste es el momento de innovar”, indicó.

Agregó que las microfinancieras están obligadas a llegar a los mercados de capital, y que para ello es fundamental que logren la rentabilidad.

Arregui dijo que se debe impulsar el uso de las tecnologías con el pago electrónico y/o otros mecanismos, además de que deben buscar la regulación en cada uno de los países.

Consideró que las microfinancieras deben conformar una industria de mucha mayor escala, abriéndose a la competencia, que es la mejor forma de llegar al cliente.

“Hoy debemos construir sobre nuestros éxitos (que seguro los ha habido) para construir una industria sólida y competitiva, que logre proveer de recursos a la mayoría”, expresó.

Apoyar a los emprendedores
Roberto Artavia, Rector del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas, Incae-Costa Rica, uno de los expositores de la IV Conferencia Centroamericana de Microfinanzas, dijo que dichas instituciones se han diversificado, se han especializado en diferentes temas, ayudando a transformar el sistema financiero de los países.

Dijo que se debe asegurar que se provean mecanismos financieros para aquellos sectores que tienen menos, y en eso el sector de las microfinanzas es líder.

“El sector microfinanciero cambia la dinámica del mercado porque va a obligar a los grandes competidores a pensar en cómo competir, y en ese sentido las microfinancieras son los grandes emprendedores, dinamizan al sector financiero y eso es fundamental en el mundo de hoy”, apuntó.

Artavia mencionó logros importantes de las microfinanzas, como es el permitir que las mujeres que no tienen capacidad de emplearse porque no fueron educadas y tienen responsabilidades en el hogar, de una u otra forma comenzaron a ser sujetos de crédito, con mecanismos verdaderamente creativos en muchos países.

Uno de estos casos, citados por el rector del Incae, es el de un banco de Brasil que trabaja con el microcrédito, que posee 20 mil sucursales y donde el 97 por ciento de sus clientes son amas de casa.

“Antes estábamos condenados porque no había capital suficiente para comprar un electrodoméstico, y estar dispuestos a pagar el 68 por ciento anual de interés real por los próximos cinco años, y era la única forma de que la clase media baja o pobre podía tener acceso a una serie de productos y servicios.

Hoy podemos ir a una microfinanciera, financiar ese producto con tasas razonables y competitivas; y esto cambia la dinámica de los mercados”, dijo.

El rector del Incae señaló que las microfinanzas establecen un puente entre sectores previamente excluidos del proceso de creación de riqueza, pero que el futuro de las mismas debe estar enmarcado en un nuevo contrato social tripartito, con un marco regulatorio flexible, con entidades especializadas y donde la función social del mercado financiero sea fundamental.

En el evento se expusieron casos interesantes del impacto social de las microfinancieras, entre ellos el trabajo que realiza la Fondo de Desarrollo Local, FDL, en Nicaragua, que posee más de 60 millones de dólares en cartera, dirigida a zonas rurales pobres donde existe alto nivel de desempleo y en el que las mujeres conforman la mayoría de los clientes, quienes nunca antes habían recibido financiamiento de ninguna institución financiera. Casos similares como el de Fondeco, en Bolivia, y Red Fasco, en Guatemala, fueron ejemplos de ese impacto social de las microfinancieras que a veces no se nota, porque muchos se centran más en las tasas de interés, que por el nivel de riesgo, no son las más bajas.

En busca de la regulación
Las microfinancieras en Centroamérica están en busca de la regulación, y a excepción de Honduras, en el resto de los países, no se ha podido aprobar una ley que mejore la forma de operar de estas instituciones.

Reynold Walter, Presidente de Redcamif, dijo que la falta de regulación es parte de un desconocimiento generalizado en la región sobre el funcionamiento y misión social de las microfinancieras.

Además de eso, mencionó la falta de voluntad política como otro de los factores que impide que en cada uno de los países se aprueben leyes para regular el funcionamiento de las microfinancieras.


En Nicaragua logran acercamiento
Durante la IV Conferencia Centroamericana de Microfinanzas, en Guatemala, la delegación nicaragüense de la Asociación de Instituciones de Microfinanzas, Asomif, y dos diputados de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional, llevaron a cabo una reunión para debatir sobre el proyecto de regulación del sector, que tiene varios años de estar estancado en el Parlamento.

Luego de varias exposiciones de los representantes de las microfinancieras y los diputados sobre temas como las tasas de interés, los contratos y los derechos de los usuarios, el presidente de Asomif, Julio Flores, se comprometió a enviar cartas a los diputados para invitarlos a discutir el tema.

Flores destacó la importancia de las microfinancieras, que entran en sectores donde la banca no se atreve, pero que están dispuestos a llevar a cabo un foro nacional para analizar el tema de la regulación y tratar de sacar una ley que no afecte a esta industria, para que los pequeños productores no pierdan el acceso a financiamiento.

Carlos Gadea, diputado liberal de dicha Comisión parlamentaria, criticó las tasas de interés que cobran las microfinancieras, pero que trabajará por que se apruebe una ley equilibrada que evite la desaparición de dichas instituciones.

Por su parte, Irma Dávila, diputada sandinista de la misma Comisión, enfatizó en que se analizarán las tasas de interés, los contratos y los derechos de ambas partes, como los tres temas fundamentales en dicho proyecto de ley.


Las 10 IMFS con mayor alcance
Nombre de Imfs País No. Préstamos* Cartera Bruta*
FDL Nic. 79.5 53.2
Génesis Empresarial Guat. 77.9 45.4
Acodep Nic. 70.9 34.2
Findesa Nic. 54.7 125.4
Financiera FAMA Nic. 45.6 31.3
Finca Guatemala Guat. 41.1 8.4
Apoyo Integral Guat. 32.8 42.7
Finca Nic. Nic. 27 5.1
Enlace El Salv. 26.1 6.5
ODEF OPDF Hond. 25.1 22.32
IMFS: Instituciones de Microfinanzas
* Millones de dólares
Fuente: Primer Ranking de Instituciones Microfinancieras de Centroamérica.