•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cerca de un tercio de las y los jóvenes en América Latina y el Caribe viven en situación de pobreza, lo cual atenta contra el ejercicio de sus derechos consagrados en instrumentos internacionales, señala el informe “Invertir en Juventud en América Latina y el Caribe: un imperativo de derechos e inclusión”, presentado ayer por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa).

El documento entrega un perfil demográfico de las juventudes de la región, analiza la incidencia de la pobreza y la indigencia, examina el acceso a la educación y el empleo, así como la oferta programática en temas de capacitación e inserción laboral, y explora la participación social. El texto fue presentado en el marco del Comité Especial de la Cepal sobre Población y Desarrollo, que finalizó ayer en Ecuador.

En el informe, la Cepal y el Unfpa hacen un llamado a diseñar sistemas integrales de protección y promoción social para las juventudes de la región.

Según datos de 2011 de las Naciones Unidas, la población de 15 a 29 años representa en América Latina y el Caribe 26% del total. Actualmente la gran mayoría de los países de la región viven el llamado bono demográfico, que implica que el porcentaje de población en edad de trabajar y producir es mucho mayor que el de los grupos considerados dependientes (niños y personas mayores), lo que ofrece oportunidades de inversión social.

Jóvenes pobres de Nicaragua superan el 50%

De acuerdo con el documento, la incidencia de la pobreza e indigencia entre los jóvenes de 15 a 29 años en la región alcanzaba a 30.3% y 10.1%, respectivamente, en 2009, siendo este grupo, junto a los menores de 15 años, los más vulnerables a esta situación en América Latina.

En Argentina, Chile y Uruguay la incidencia de la pobreza en el tramo de 15 a 29 años es inferior a 15% y la indigencia a 5%, mientras que en Bolivia, Guatemala, Nicaragua y Paraguay la pobreza en este grupo supera el 50%, y en Honduras el 60%.

El documento también alerta sobre la tendencia al incremento de la maternidad adolescente en la región, de forma contraria a la disminución de la fecundidad global, especialmente en los sectores de menores recursos.

Por otra parte, 16% de las y los jóvenes de 15 a 29 años en América Latina no están insertos en el sistema educacional ni en el mercado de trabajo, según el informe. Algunos de estos jóvenes realizan labores domésticas no remuneradas o viven con alguna discapacidad, mientras que otros no ejecutan ninguna tarea determinada.

Las consecuencias de esta doble exclusión, agrega el informe, son muy graves. “La Cepal plantea con más fuerza que nunca, que urge un cambio estructural en nuestra forma de producir, trabajar e innovar, que requiere el protagonismo de la juventud”, dijo la secretaria ejecutiva del organismo, Alicia Bárcena, en la presentación del documento.

“Este informe pretende constituirse en una herramienta de referencia para convocar a encargados de desarrollar políticas públicas para la juventud y a tomadores de decisión sobre las prioridades de inversión para el desarrollo de los y las jóvenes de esta región”, señala Marcela Suazo, Directora para América Latina y el Caribe del Unfpa.