•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una de las herramientas más poderosas en la Identificación y Control de Peligros en Seguridad Operacional es el Manejo del Cambio, MdC.

Es una técnica administrativa de seguridad, que sirve para identificar las consecuencias potenciales de un cambio operacional efectuado, ya sea en maquinaria, equipos, tecnología, especificaciones de diseño, procedimientos, prácticas de trabajo, materias primas, e incluso leyes y regulaciones, entre otras situaciones, cuya inobservancia de las nuevas condiciones pueda causar un incidente con consecuencias no previstas.

Un proceso adecuado de MdC debe contemplar como mínimo la seguridad de los empleados y contratistas, realizando el cambio igual que la de aquellos en las inmediaciones del sitio operacional. También deben evaluarse los aspectos de seguridad de las personas que estarán involucradas en la operación después que el cambio sea realizado, incluyendo la seguridad del público o terceros que estén eventualmente en el sitio.

Si tomamos un ejemplo, el reemplazo de una maquinaria existente por otra de mayor capacidad y complejidad operativa; el MdC no solamente es necesario, sino que en algunas legislaciones es mandatado por ley, entendiéndose que la organización debe analizar sistemáticamente todas las implicaciones que tiene la adopción de la nueva máquina; conocer el manejo correcto, si el personal está capacitado debidamente, si el aumento en capacidad tiene implicaciones peligrosas para otras áreas, si la alimentación eléctrica tiene las salvaguardas adecuadas, incluyendo los procedimientos de parada de emergencia y guías de mantenimiento periódico.

De otra forma, sería muy difícil dejar a la improvisación y al azar situaciones que pueden llevar eventualmente a un accidente serio. Para eso es que sirve esta herramienta, la que se expresa gráficamente en formatos de listas de verificación.

En estudios serios conducidos en otros países, se ha constatado que una amplia proporción de accidentes de trabajo son causados por la ausencia de estos procedimientos, o bien, por lo inadecuado de los mismos, o al ser aplicados de manera atropellada sin la debida observancia, llegando a acumular hasta un 29% de incidentes con lesiones serias o fatales.

Los casos más frecuentes ocurren cuando existen las siguientes situaciones:

Trabajo no rutinario en equipos, maquinaria o procesos.

Actividades de parada de maquinaria o proceso.

Modificaciones físicas de planta y procesos.

En paradas de emergencia, de mantenimiento y reparación, así como en los re-arranques.

En fuentes de alta energía, e.g. (eléctrica, vapor, neumática, química).

En situaciones anormales o variaciones pico de producción.

En eventos sin procedimiento de respuesta específico.

Las empresas de alta confiabilidad operacional aplican MdC como una práctica de trabajo estándar, ya que al tenerla en vigencia, se reduce sustantivamente la probabilidad de incidentes serios.

El planteamiento que debe hacerse toda empresa, es evaluar seriamente la necesidad de implantar un sistema de esta naturaleza. Probablemente se tenga ya incorporado algún método elemental, aunque no estructurado, por lo que -adoptar primero y luego adaptar- este método efectivo de prevención sería un avance significativo para aproximarse a un sitio de trabajo sin incidentes.

Comentarios: noalosaccidentes@gmail.com / Twitter: @carflom