•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La producción de camarón en la Cooperativa Lucrecia Lindo, ubicada en Puerto Morazán, al Occidente del país, aumentará un 35.6% en postrera, el segundo subperíodo agrícola del año o “segundo ciclo” como la cooperativa lo denomina.

Las 16 socias y trabajadoras de esa camaronera esperan cosechar a finales de octubre próximo 54 mil 268 kilos de este producto que tiene gran demanda internacional.

La cosecha, que dura tres meses, superará a la de abril pasado cuando obtuvieron 40 mil kilos, es decir, que antes de que finalice el 2012 obtendrán un excedente de 14 mil 268 kilos de camarones, dijo a El Nuevo Diario la presidenta de la cooperativa, Gloria Marina Varela.

La faena inició el viernes pasado cuando las mujeres sembraron la larva en el estanque, una labor que realizan en horas de la noche para no exponerlas a altas temperaturas. Usualmente se siembran cinco larvas cada metro cuadrado.

Varela informó que en postrera están sembrando 4 millones 680 mil larvas, cuya inversión total fue de 116 mil 254 dólares para la compra de la larva y el resto de tareas en la camaronera.

“Es una inversión cara, cada millón de larvas cuesta 3,750 dólares”, precisó Varela, para quien este trabajo ha dejado a ella y al resto de socias mucha satisfacción.

Aunque este camarón usualmente se vende al mercado de Estados Unidos, lo hacen a través de Servicomsa, una empresa pesquera que financia el trabajo y compra posteriormente el producto para exportarlo.

“Las expectativas para un futuro son poder exportar nuestro propio producto, incluso poner un cuarto frío en un área para vender al mercado local y vender nuestro producto en los supermercados para darle mayor valor agregado ya con empaque”, dijo otra de las socias, Marcia Videa.

Sector sigue estable

El director ejecutivo de la Cámara de la Pesca de Nicaragua, Capenic, Armando Segura, argumentó que el cultivo de camarón es “libre” en el país y se hace especialmente en la zona del Estero Real, Morazán hasta llegar al Golfo de Fonseca.

En los niveles de exportación este producto en años anteriores superó los 80 millones de dólares. Cabe señalar que en el país existe la capacidad tecnológica y se han instalado laboratorios que cumplen con la demanda nacional de larvas, según ha reiterado el sector privado.

“Son pocos laboratorios, pero con capacidad de producción suficientes para la demanda que es de unos 40 millones de libras”, señaló Segura.

“El cultivo de camarón está en mayor crecimiento, nosotros nos apuntamos a producir pescado de diferentes especies, porque creo que nos dará a los productores estabilidad productiva, de ingreso y también va a bajar el precio de consumo”, indicó por su parte durante una entrevista televisiva el vicepresidente ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Pesca y Acuicultura, Inpesca, Danilo Rosales. El funcionario subrayó que existen otros nichos de mercados que desean invertir en Nicaragua, aunque no los detalló.

En el proceso de producción del camarón, de acuerdo con las mujeres de la cooperativa Lucrecia Lindo, se vigilan la salinidad, clorinidad y PH del agua. Ellas concordaron en que el trabajo es arduo, pero han sostenido que les mejora el ingreso económico y les satisface el hecho de haber roto el mito de que este era trabajo solo de hombres.

Una labor de vieja data

Las mujeres de la Cooperativa Lucrecia Lindo tienen 22 años de ser productoras de camarones, los primeros pasos los dieron trabajando un área de 17 hectáreas y produciendo 500 kilogramos de camarones. Ya en 1992, se ampliaron a 87 hectáreas, con un total de producción de 27, 273 kilogramos.

Aunque lo perdieron todo con paso del huracán Mitch, en 1998, y la pérdida fue 260 mil dólares, en el 2009 entraron en contacto con Servicomsa, empresa pesquera, manteniendo los lazos de comercialización hasta hoy en día.

 

4.61  dólares se cotizaba, en promedio, el kilo de camarón en junio pasado, según el Centro de Trámites de las Exportaciones, Cetrex.