•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, propuso al Gobierno desarrollar un programa de irrigación en el país, el cual contribuiría a paliar los efectos causados por el fenómeno El Niño, entre ellos a la producción agropecuaria nacional. Sin embargo, dirigentes gremiales ven con escepticismo un proyecto de esta envergadura, por los altos costos que conlleva.

Esta iniciativa fue planteada por el Gobierno tres años atrás, en el 2009, pero fue retomada recientemente por el presidente del Cosep, José Adán Aguerri, quien afirmó que el país debe aprovechar las fuentes hídricas, para no estar sujetos a los “vaivenes de la naturaleza”.

“Es uno de los elementos que tenemos que considerar a futuro en este país, tenemos un lago que puede ser utilizado: el Lago de Nicaragua (o Cocibolca). Así como se ha hecho un esfuerzo de empujar un proyecto de trascendencia nacional, como es el Canal (Interoceánico), el proyecto de riego para un país que depende del sector agrícola es sumamente importante”, añadió el líder de la cúpula empresarial.

El proyecto gubernamental anunciado en años anteriores contempla usar las aguas del Lago Cocibolca para irrigar unas 65 mil hectáreas de tierra en los primeros cinco años, ampliándose la capacidad a 625 mil hectáreas en los próximos 15 años, lo que permitiría producir anualmente más de tres millones de toneladas de alimentos.

Cauteloso

No obstante, el presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic, Manuel Álvarez, fue muy cauteloso al referirse a este tema, ya que indicó que un proyecto de este tipo “es poco posible” por los costos de energía.

“Prefiero ser prudente, creo que es caro por la energía, los ingenios y los arroceros son quienes tienen en su mayoría, tendrían que ser productos muy rentables como el maní, caña de azúcar, pero sería interesante estudiarlo más a fondo, pero así una medida que se vaya a aplicar emergente, no le veo salida”, agregó Álvarez.

Lluvias esperanzadoras

El pasado martes, los productores de Occidente vieron en la madre naturaleza señales de alivio. Un aguacero que cayó en la parte de Chinandega ayudará al proceso de germinación de ciertos cultivos, dijo el exministro Agropecuario y Forestal, José Augusto Navarro.

Sobre el proyecto de irrigación, el exfuncionario agregó que ayudaría a asegurar las cosechas de la época de invierno, a través de riego complementario. “La gran ventaja es que se puede sembrar una cosecha adicional durante todos los meses del verano”, dijo Navarro.

Sin embargo, al igual que el presidente de Upanic, cree que el aspecto energético sería una limitante. En la zona de Occidente, comentó, un sistema de irrigación requiere de pozos profundos y un buen financiamiento para echarlo a andar.

“De lograrlo sería otro país, generación de empleo, más exportaciones. Pero, se debe tener cuidado con el manto freático del suelo (zona del suelo que se mantiene saturada con agua), es decir, se deben hacer obras complementarias para se vuelva a infiltrar y aumentar así el nivel freático”, recomendó Navarro.