•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Romper el miedo a establecer un negocio, vender un producto cada vez de mayor calidad, aprender mercadeo y ser detallistas con los costos de producción le permitieron a la joven empresaria de Somoto, Johanna Carazo, extenderse a varios puntos de Nicaragua para vender sus decoraciones de papel reciclado.

Carazo elabora tarjetas, cajas para joyería, y un sin número de figuras a base de papel reciclado, semillas de frutas y madera, que posteriormente vende en Somoto, Ocotal y Managua, por medio de amistades y familiares. Lo anterior es resultado de la mentoría que recibió en Voces Vitales, explicó la empresaria, las cuales le ayudaron a ser más minuciosa con la calidad de su producto.

“Hay que saber cortar con tijera, aplicar la pega, cosas que parecen insignificantes, pero que han marcado la diferencia en mi producto”, manifestó.

Y eso lo confirmó en tres meses en sus ventas, ya que previo a la mentoría vendía menos de 1,000 córdobas al menes y tras la asistencia comenzó a mover 2,000 córdobas mensualmente. “Pero mis expectativas son ampliarme a más ciudades…”, añade.

Igualmente Nereyda Downs, en Bluefields, Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAS, aumentó sus ventas de ropa en más del 50%, pues de vender 12,000 córdobas pasó a comercializar 20,000 córdobas. Ella confesó que su mayor problema era que no llevaba un registro de sus ingresos y egresos.

Sin embargo, apuntó que en las mentorías le enseñaron a desarrollar registros contables y administrar profesionalmente su negocio.

“Esto lo logré en los dos meses que tengo con Voces Vitales, porque la situación allá (Bluefields) es difícil, sin embargo, ahora me siento empoderada y seguiré adelante mejorando”, sostuvo.

Incluyen todo tipo de empresas

Pero no solo se trata de ayudar a mujeres que se están iniciando en sus negocios, también es dar mayor empuje a empresas constituidas y que tienen mayor experiencia, como la Cooperativa Multisectorial en manos de Mujeres de Chinandega, que aglutina a tres cooperativas de plátanos y arroz.

Su representante Ada Soza refirió que actualmente tienen una mentoría para conseguir una visión más rentable, hacer lazos comerciales con otras empresas del sector, elaborar nuevos planes de negocios y darle mayor valor agregado a los alimentos, para crecer económicamente.

Con historias como estas se desarrolló el II foro de mujeres “Voces Vitales de la Economía”, organizado por Voces Vitales en Nicaragua, entidad que está presente en más de 150 países de Asia, Europa, África y América.

En Nicaragua la organización inició su labor en febrero de 2008 asistiendo a 20 mujeres. No obstante, hoy en día asisten a 2,000 mujeres de todo el país, en rubros como agricultura, artesanía, alimentos y comercio, especificó la cofundadora de Voces Vitales de Nicaragua, Mercedes Deshon.

Sin embargo, dentro de dos años esta cifra espera ser duplicada, para continuar ayudando a mujeres “con estrategias que fomenten su desarrollo económico y social, fortaleciendo sus capacidades empresariales”, señaló.