•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Ver Infografía Ampliada

Tras cerrar el año fiscal con un incremento del 20% en sus ventas, los empresarios del sector ferretero auguran una temporada similar para los meses venideros.

La bonanza que vive en este momento el sector construcción, en el repunte de viviendas de carácter social y residencial, sumado a la inversión de proyectos, permite una mayor afluencia de compradores que aumenta el nivel de ventas, de acuerdo con el presidente de la Asociación de Ferreteros de Nicaragua, Afenic, Edgard Lugo Solís.

“Tenemos dos años fiscales seguidos en el que ha habido un incremento saludable en nuestras ventas, este año va bastante similar al del año pasado y eso es saludable. Vamos apuntando a cerrar entre un 15 y 20% (de crecimiento) en las ventas, en base a lo que se ha visto en estos dos meses, (aunque) es un año electoral, pero en lo personal no veo que afecte”, agregó Lugo.

En ese contexto, el zinc es actualmente el material con mayor demanda en el mercado ferretero. Los ferreteros concordaron que el incremento en la venta de zinc, que es mayor en esta época del año frente a otros materiales de gran demanda como el cemento y el hierro, se debe a la llegada del invierno que es cuando las familias realizan reparaciones en sus viviendas.

Clientes: gobierno y pobladores

El segundo trimestre del año, es decir entre abril y mayo, es el período donde las ferreterías reportan un considerable aumento en ventas de este material, precisó el gerente de Ventas de la ferretería Blandón Moreno, Álvaro Román Álvarez.

Al igual que para el comercio en general, enero y marzo es de baja temporada. Aunque las cifras acumuladas en el primer semestre del año muestran una positiva tendencia para la Ferretería Blandón Moreno

Esta logró mover 700 mil láminas zinc. A partir de julio la venta usualmente disminuye y vuelve a dinamizarse en septiembre, según Álvarez. Mensualmente esta ferretería, que tiene entre sus principales clientes al Gobierno, vende 1,500 toneladas de zinc, a 870 dólares cada una, en sus 16 sucursales.

En otros negocios ferreteros como el de Inblensa --ubicado sobre la pista al Mercado Mayoreo-comercializan a la semana 300 láminas de zinc que generan un total 69,000 córdobas en ingresos. Ese monto para la gerencia de Inblensa es aceptable.

“(Actualmente) el zinc se vende un poco más, nosotros tenemos clientes de dos, cinco o diez láminas de zinc, solo cuando hay proyectos es que llevan más”, expuso Holman Blandón, propietario de Inblensa, tras añadir que sus clientes son personas que realizan remodelaciones en sus viviendas.

De acuerdo con la Cámara Nicaragüense de la Construcción, CNC, la demanda del material obedece a que sus precios se han mantenido estables.

Urbanizadores con atrasos

El presidente de la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua, Cadur, Alberto Atha, comenta que entre   julio y agosto la construcción se paraliza un poco, pero aclaró que es una situación manejable.
“Hay (algunos atrasos) para instalar las tuberías de agua potable, lo mismo que para hacer recarpeteo de asfalto, (pero) en la construcción de viviendas  es muy poco”, enfatizó Atha.

El costo en el mercado

230 córdobas vale la lámina de zinc más barata en el mercado nacional.
480 a 870 córdobas cuesta la lámina de zinc de mayor calibre.