•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Mientras en Nicaragua hubo pequeñas pérdidas en la cosecha de primera de maíz aún no cuantificadas, a causa de pocas lluvias en algunas zonas del país, en El Salvador se registró una pérdida de un millón de sacos de ese grano básico, por efectos de sequía.

El presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos de Nicaragua, UNAG, Álvaro Fiallos, señaló que las pérdidas no son significativas, por lo que el abastecimiento nacional no se verá afectado. “Además no se ha terminado de cortar toda la cosecha del ciclo de primera”, sostuvo.

El presidente de UNAG garantizó que no habrá mayores repercusiones, gracias al reinicio de las lluvias en los últimos días.

El presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic, Manuel Álvarez, coincide con Fiallos al asegurar que las últimas lluvias que cayeron sobre al país han motivado a los productores de maní, azúcar y sorgo, los que han empezado a sembrar normalmente.

Alzas en granos básicos se deben a especulación

Por otra parte indicó que el alza de precios en el maíz y frijoles en los mercados capitalinos se debe a especulación de comerciantes y no a alzas de precios en el campo. “No se alcanzó la producción de frijoles y maíz que se esperaba en el ciclo de primera, pero no hay razón para que aumente el precio (de estos granos)”, sostuvo.

Mientras tanto en el Salvador, el Gobierno estimó, este sábado, que una sequía que desde principios de julio afecta a cuatro departamentos en la zona oriental del país ha causado de momento la pérdidas de un millón de sacos (de 46 kilos) de maíz.

“Esta sequía no está afectando a toda la producción nacional, únicamente a los departamentos de Usulután, Morazán, La Unión y San Miguel, que en conjunto producen el 17% de la cosecha nacional”, señaló en un comunicado el presidente Mauricio Funes.

De acuerdo al mandatario, con base a estimaciones preliminares, “probablemente” se haya perdido un millón de sacos de maíz en esos cuatro departamentos, aunque advirtió que “en el peor de los escenarios” esa cifra se podría duplicar si continúa la escasez de lluvias en esa zona.

De momento, el gobierno inició un plan para ayudar a los agricultores a reponerse de las pérdidas que les ha causado la sequía y distribuye en las zonas afectadas “paquetes agrícolas” consistentes en 10 kilos de semilla de maíz y un saco de fertilizante.

“Las pérdidas por la sequía no causarán un desabastecimiento de granos básicos en el mercado”, sostuvo Funes.

El presidente de la UNAG indicó que por el momento se están iniciando las siembras de postrera, bajo toda normalidad, por lo cual, no hay preocupaciones en el sector. “Parece que el fenómeno del Niño no será tan fuerte, como se ha hecho ver”, manifestó Fiallos.