• Rio Janeiro, Brasil |
  • |
  • |
  • EFE

Brasil generó en los siete primeros meses de este año 1,232.843 empleos formales pese a que su economía se viene desacelerando como consecuencia de la crisis económica internacional, informó ayer el Ministerio de Trabajo.

Los nuevos puestos de trabajo creados entre enero y julio permitieron que el número de brasileños contratados formalmente se elevara en un 3.25 por ciento en la comparación con diciembre pasado, según el Ministerio.

El nivel de empleo subió pese a que la economía brasileña tan solo creció un 0.2 por ciento en el primer trimestre de este año y los economistas calculan un porcentaje similar de expansión en el segundo trimestre.

La economía de Brasil, que en 2010 se expandió en un 7.5 por ciento, se desaceleró el año pasado, cuando tan solo creció un 2.7 por ciento, y el propio Gobierno admite que el crecimiento de este año probablemente no superará el 2 por ciento.

Menos empleos que 2011

Según el Ministerio de Trabajo, pese al crecimiento del mercado laboral, el número de empleos formales generados en los siete primeros meses de este año es en un 26.47 por ciento inferior al creado en el mismo período del año pasado (1,677.000).

El país generó en julio 142,496 nuevos puestos formales de trabajo, producto de la diferencia entre 1,753.241 contrataciones y 1,610.745 despidos.

El número de nuevos puestos de trabajo con contrato formal creado en julio superó en un 0.37 por ciento el de junio. Según el Ministerio de Trabajo, “el buen desempeño de julio parece indicar una reacción del mercado de trabajo en relación al comportamiento más modesto verificado en el primer semestre de este año”.