• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El sector agropecuario tributa el 6.6 por ciento del total de los ingresos fiscales que percibe el país vía impuestos y no el 3.3 por ciento que sostienen las cifras oficiales del gobierno, declaró el economista Alejandro Aráuz.

De acuerdo al experto, la investigación que realiza enfocada en el sector agropecuario para evaluar el aporte que el sector hace vía impuestos y los beneficios que este obtiene de las exoneraciones y exenciones fiscales reveló inicialmente que “la contabilidad que lleva el gobierno no es exacta”.

“No es exacta porque hay un problema, no solo conceptual sino en la forma en que se registra la contabilidad fiscal en este sector. Por lo general, la contabilidad fiscal que registra el Ministerio de Hacienda o la Dirección General de Ingresos, DGI, lo hace sobre empresas formales, no incorpora toda una cantidad de sectores que aportan o contribuyen indirectamente a los impuestos en este país”, explicó el experto.

El 70% es informal

Según revelan las investigaciones del experto, en el sector agropecuario se contabilizan más de 260 mil productores, pero formalmente se registran unas 2,600 firmas o empresas, es sobre esa base que el Ministerio de Hacienda y Crédito Público calcula el aporte fiscal pero que hay otros pagos que no refleja.

“¿Dónde? El productor que tranza en la bolsa agropecuaria, paga impuestos en los mataderos, trillos, cuando se exporta y eso no se contabiliza para el sector agropecuario”, declaró el experto.

Aráuz detalló que el año pasado el sector agropecuario aportó al fisco más de 1,200 millones de córdobas en pagos de impuestos como el Impuesto sobre la Renta, el Impuesto Selectivo al Consumo, ISC, y pago por impuestos en la compra de combustibles y energías por ejemplo.

Sin acceso a las exoneraciones

El economista Alejandro Aráuz también advirtió que los productores del país no están accediendo a los beneficios fiscales que por ley se les otorga porque hay “muchas fallas de transacción de acceso a las exoneraciones”.

“Por ejemplo, en la lista taxativa del artículo 126, y en lo que es el reintegro tributario que es prácticamente un mecanismo cuya ley es muy confusa y por los mecanismos administrativos por lo cual debe acceder el sector, o acceden muy pocos”, comentó.

Señaló que el gobierno no está valorando el problema estructural que tiene el sector agropecuario de cara a la política fiscal y que la reforma debe buscar cómo hacer cambios en la administración tributaria para que sea más eficiente, generar una contabilidad más adecuada, clara, ordenada y que vaya acompañada de medidas complementarias que promuevan el desarrollo y competitiva del sector.