• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • EFE

El Presidente del Banco Central Europeo, BCE, Mario Draghi, anunció ayer que esa entidad monetaria comprará deuda soberana de los países con problemas, como España e Italia, a condiciones suaves.

En la rueda de prensa tras la reunión en la que el consejo de gobierno mantuvo los tipos de interés en el 0.75 por ciento, Draghi explicó los detalles del nuevo programa de compra de deuda soberana, que se llama Outright Monetary Transactions, OMT.

El BCE condiciona su intervención en el mercado secundario de deuda soberana, a que el país con dificultades de financiación solicite ayuda al Fondo de Rescate Temporal, FEEF, o Permanente, MEDE.

Pero el BCE no exige que el país del que compre bonos se acoja a un programa de ajuste macroeconómico completo, como el que tienen ahora Portugal e Irlanda, sino que también aceptará la llamada línea de crédito preventiva, que es menos severa ya que tiene condiciones y procedimientos más suaves, se denomina Enhaced Conditions Credit Line, ECCL, y contempla líneas de crédito entre el 2 y el 10 por ciento del Producto Interior Bruto del país que la solicite.

Tanto el Programa de Rescate Temporal como el Permanente contemplan la posibilidad de comprar deuda en el mercado primario.

Esta línea de crédito preventiva debe ayudar a países cuyas condiciones económicas todavía son sanas, para continuar refinanciándose a través del mercado, evita la estigmatización de ser un nuevo país que se acoge a un programa de ayuda, pero asegura unas condiciones estrictas apropiadas.

El BCE va a comprar bonos soberanos con un vencimiento de entre uno y tres años.