• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El precio del pan podría aumentar hasta en un 20 por ciento a finales de noviembre, si el Gobierno no gestiona ante Rusia la donación de 100,000 quintales más de trigo, advirtieron ayer miembros de la Cooperativa de Consumo de Panificadores de Nicaragua, Cocopanic.

Los representantes de dicho gremio se presentaron ante el Instituto Nacional de Defensa del Consumidor, Indec, para expresar su preocupación porque de las 100,000 toneladas que donó Rusia el año pasado a Nicaragua por un valor de US$35.2 millones, solo falta por distribuir 25,000 toneladas que, según sus cálculos, darán abasto hasta noviembre.

Yáder Quintero Jirón, de Cocopanic, aseguró que en diciembre “los panaderos van a quedar en el aire” porque el trigo ruso, cuyo quintal es vendido por las harineras a C$650, los ha ayudado a cubrir los costos de producción del pan.

“No queremos incrementar (el precio del pan), pero para eso necesitamos que nos beneficien con el trigo (ruso)”, expresó Quintero Jirón, quien también previó que al terminarse dicho insumo, las harineras “se aprovecharían” para encarecer el costo de la harina nacional, que podría pasar de C$840 el quintal hasta C$1,200, según dijo.

“Entonces pueden pasar dos cosas: que los panificadores desparezcan porque el precio de la harina va a ser muy alto, o que nos vamos a comer un pan más caro y más chiquito”, expresó el miembro de Cocopanic, que aglomera a 65 micro, pequeñas y medianas panaderías de Managua y municipios aledaños.

El director del Indec, Marvin Pomares, compartió la preocupación de los panificadores y afirmó que de no resolver el Gobierno el problema planteado, “vamos a tener que salir a las calles a protestar con los panaderos”.