•   Berlín  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La crisis en la eurozona frenará de forma significativa el crecimiento en Alemania este año y el que viene, según un informe difundido hoy por el Instituto de la Economía Alemana,IW.
       
De acuerdo con  este centro de estudios económicos, con sede en Colonia, el Producto Interior Bruto, PIB, alemán crecerá en este ejercicio un 1 % y el año que viene un 0.75 %, siempre y cuando se logre controlar la crisis de la deuda y no se derrumbe la economía mundial.

Por otra parte, las perspectivas en materia de exportaciones son "relativamente tranquilizadoras", agrega el IW, que apunta a que aumentarán un 3 % en 2012 y alrededor de un 4 % el ejercicio siguiente.

Las inversiones en maquinaria y equipamiento caerán este año un 2 % como consecuencia de que las empresas han reducido sus expectativas de beneficios.
      
No obstante, las inversiones podrían crecer un 1.25 % en 2013 si tal y como se espera mejora el clima coyuntural a nivel global, señala el informe.
       
Mientras, el mercado laboral se mantiene estable, a pesar de registrarse tan sólo un leve aumento de la cifra de nuevos empleos.
       
Tanto en 2012 como en 2013 cabe esperar una tasa media de desempleo en torno al 6.5 %. Las previsiones indican, además, que el año que viene la cifra de desempleados se situará por debajo de los 2.9 millones, la tasa más baja desde 1991.
       
Precisamente debido al mercado de empleo estable, el consumo privado aumentará ligeramente -un 1 % en 2012 y un 0.5 % en 2013, aunque lejos del 3 % de los dos años anteriores- y continuará manteniéndose como uno de los pilares coyunturales de la economía alemana.
       
La semana pasada, el Instituto para la Investigación Económica de Halle, IWH, pronosticaba que el PIB alemán crecerá en este ejercicio un 0.9 % y tan sólo un 0.8 % en 2013.
       
El IWH argumentaba en su nuevo análisis de perspectivas económicas que la crisis de la deuda en la zona euro y el enfriamiento general de la economía mundial van a frenar el crecimiento de Alemania, pese a que los indicadores macroeconómicos del país son en términos generales positivos.