elnuevodiario.com.ni
  •   París  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El nivel de subvenciones agrícolas se redujo un 4 % en la Unión Europea, UE, el pasado año, mientras que se mantuvieron estables en Estados Unidos, donde, aunque representan un menor porcentaje de los ingresos de los agricultores, tienen un mayor peso en términos del Producto Interior Bruto, PIB.
       
Estas son algunas de las conclusiones del informe anual sobre políticas agrarias de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, que pidió que se aprovechen las actuales condiciones de precios elevados de los productos agrícolas para reducir el peso de las ayudas y reorientarlas para evitar distorsiones de mercado y favorecer la eficacia del sector.
       
Las subvenciones de la Política Agraria Común en 2011 representaron el 17.5 % de los ingresos brutos del sector, frente al 19.6 % que habían significado el ejercicio precedente.
       
En Estados Unidos esas ayudas públicas supusieron el 7.6 % de los ingresos el pasado año, el mismo porcentaje que en 2010.
      
No obstante, la OCDE señaló en su estudio que en términos de riqueza relativa las subvenciones agrícolas en Estados Unidos pesaban un 0.9 % de su PIB en el periodo 2009-2011, lo mismo que en 1995-97, mientras que en la UE habían disminuido al 0.7 % de la producción de la Unión, comparado con el 1.5 % entre 1995 y 1997.
       
La organización indicó que en el conjunto de sus 33 países miembros los 252,000 millones de dólares de subvenciones representaron en 2011 un 19 % de los ingresos brutos del sector agrícola, un punto menos que en 2010.
       
Fue el nivel más reducido desde que se hacen estas estadísticas, a mediados de la década de 1980, cuando el nivel de apoyo a los productores era casi el doble, que fue de 37 %.
       
La OCDE constató que, además de reducirse de forma general, las subvenciones cada vez están menos vinculadas a la producción, y por eso tienen un menor efecto de distorsión sobre los precios.
       
No obstante lamentó que "se dedican pocos esfuerzos directamente a la mejora de los resultados medioambientales" y a la "utilización sostenible" de la tierra, el agua, los recursos y la biodiversidad.
       
También planteó que hay un déficit en los esfuerzos para establecer sistemas de protección frente a las catástrofes, a la innovación, a las transferencias de tecnología o a la formación.