•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La cartera de crédito por C$1,000 millones que el Banco Produzcamos o Banco de Fomento a la Producción puso a disposición de los productores para el presente ciclo agrícola, no ha sido desembolsada con la agilidad deseada, expresaron fuentes del sector agropecuario nicaragüense.

“Están trabajando el ofrecimiento del crédito a pasos muy lentos, dejando muchas solicitudes de pequeños productores sin respuesta, y esa es una situación que se debe corregir”, declaró Álvaro Fiallos, Presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos, Unag.

Según cifras que el presidente del Banco Produzcamos, Gustavo Picado, ofreció en un informe rendido ante los diputados en la Asamblea Nacional, en mayo pasado, esa institución tenía a disposición de los productores C$1,000 millones para el presente ciclo agrícola, en el que el Gobierno pretende sembrar y cosechar 1,810,000 manzanas.

Picado indicó en ese momento que los sectores que serían más beneficiados con los fondos disponibles serían la caficultura, ganadería, producción de alimentos básicos, pesca artesanal, agroindustria, explotación forestal y el cultivo de riego.

Sin embargo, Fiallos comentó a El Nuevo Diario que fue hasta el tres de septiembre pasado, cuando cumplió aniversario la Unag, que funcionarios del Banco Produzcamos informaron de la existencia de la cartera de crédito.

“Nosotros estamos conformes con los programas existentes, lo que deseamos es que agilicen las solicitudes de préstamos, aunque la realidad de las cosas es que generalmente trabajamos con préstamos de la banca privada”, apuntó Fiallos.

De acuerdo con el presidente del Banco Produzcamos, Gustavo Picado, esa institución colocó el año pasado créditos por C$529.4 millones para 12 programas ejecutados por unos 2,795 productores. Esa institución, además, sostuvo que 14,000 familias se beneficiaron con créditos productivos y se generaron 4,750 empleos permanentes y 6,000 indirectos.

"Están en deuda con los productores"

Por su parte Solón Guerrero Palma, presidente de la Federación de Ganaderos de Nicaragua, Faganic, dice que “el Banco Produzcamos está en deuda con los pequeños y medianos productores, porque en el país hay un déficit de crédito”.

Cifras del Banco Central de Nicaragua reflejan que el año pasado, de los US$2,310 millones que el sector privado colocó en créditos, la agricultura obtuvo US$300.1 millones y la ganadería apenas US$38.6 millones.

Además, el BCN destacó que el año pasado el sector pecuario generó el 6.1% del Producto Interno Bruto, mientras la agricultura aportó el 11.2%.

A juicio de Guerrero, de los casi 130,000 ganaderos existentes en Nicaragua, aproximadamente 100,000 están urgidos de crédito y aún no lo reciben por ninguna vía.

La situación, señaló Guerrero, da lugar a que los productores que buscan crédito caigan en instituciones financieras bancarias que ofrecen altas tasas de interés a los pequeños y medianos productores.

“Desconocemos las razones del porqué el Banco Produzcamos pone tantas trabas para otorgar créditos a los pequeños productores, cuando en realidad su finalidad es esa, otorgar crédito a los pequeños y medianos. Creo que el Banco Produzcamos tiene que ser más agresivo en su actuar, en la búsqueda de productores con buen récord crediticio, y empezar a soltar la plata”, insistió.

En tanto Ronald Blandón, de la Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua, Conagan, coincidió en que el Banco Produzcamos tiene que ejecutar el papel que le dio el sector ganadero creador de la institución.

“Esperamos un financiamiento de fomento de parte del Banco Produzcamos, más que un financiamiento meramente comercial. El banco tiene que ser más audaz y salir al frente a la inversión para poder producir más”, afirmó.

Guerrero, por su parte, lamentó el hecho de que la mayor parte de las operaciones del Banco Produzcamos son de segundo piso.

“Eso debe de revisarse porque es posible que se les preste a intermediarios que después nos vengan a dar créditos más caros a los productores”, advirtió.