•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En ocasiones algunos clientes preguntan: “¿por qué nuestros resultados en seguridad no son tan buenos como quisiéramos?”. Muchos ejecutivos se hacen esa pregunta, pero para aproximar respuestas, es importante que analicemos lo que hacen las empresas exitosas de clase mundial para la construcción y desarrollo de la Responsabilidad Personal, RP, como un medio de infundir en todo el tejido organizacional la naturaleza que se quiere modelar en el individuo, y que éste pueda tomar acciones por sí mismo, que no esté esperando que alguien lo haga antes que sea demasiado tarde.

¿Cómo luce un ambiente de trabajo en donde existe una marcada RP en los individuos? Primero, que todo el personal directivo se despoja de su aura de divinidad y baja del Olimpo para efectuar acciones que fortalezcan la cultura de seguridad; preguntan al personal de campo cuáles situaciones requieren mejorarse mediante la acción del propio colectivo, y en cuáles se considera que debe haber intervención de la gerencia.

En un número elevado de los llamados accidentes repetitivos, se verá que no se han trabajado ni superficialmente los factores elementales que hacen que estos eventos recurran, y por tanto, tenemos la receta perfecta para que continúen.

Un ambiente de RP debe ser propicio para el desarrollo de comportamientos que la promuevan en todos los órdenes, no solamente en el área de Seguridad Operacional. El nivel más alto de una cultura de seguridad se alcanza cuando la RP por las acciones para prevenir un accidente se convierte en la norma esperada de actuación del colaborador menos influyente. Pero esta forma de conducta no puede ser verbalizada sin apoyo gerencial, pues se cae en un facilismo que acusa conveniencia, hipocresía y evasión.

Es necesario que haya apoyo visible de la gerencia –más allá de las palabras- cuando se requiere ejemplarizar acciones que eliminen la asignación de la culpa, la intimidación, el condicionamiento pasivo, el conformismo y la falta de compromiso por mejorar el ambiente de trabajo. El temor tampoco nunca ha inspirado una cultura de Responsabilidad Personal, solamente la daña irremediablemente.

La no participación de las gerencias en las capacitaciones sobre Seguridad Operacional es uno de los show-stoppers más efectivos de cualquier iniciativa de mejora en la Cadena de Causación de Incidentes.

Algunas veces estas situaciones solamente pueden ser visibles por personal externo, ajenos a la estructura y rituales particulares de la empresa, por lo cual posibles enfermedades organizacionales no pueden ser percibidas y diagnosticadas desde dentro, acaso solo sospechadas, puesto que se está muy cerca para notarlas, y los síntomas son conductas generalizadas totalmente aceptadas a lo interno.

Se requerirá que un profesional pueda asistirle para trabajar esas zonas de punto ciego de visión, pero que son importantes identificarlas para reducirlas en forma efectiva. Estas áreas podrán irse despejando, e irán apareciendo otros obstáculos más que deben ser trabajados gradualmente, en un plan de mejora de mediano plazo.

www.cambioculturalconsultores.com