•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las empresas nicaragüenses no practican el comercio electrónico que permite la Ley de Firma Electrónica, aunque ocho de cada diez tienen presencia en internet con páginas web en las que informan quiénes son y cuáles productos ofrecen.

Así lo indicó el especialista en Comercio Electrónico y director general de la organización Red Global de Exportaciones, de Argentina, Diego Frediani, quien participó ayer en el Foro Nacional de Promoción de Exportaciones, Aprovechamiento de la Firma Electrónica y Comercio Electrónico.

“La firma electrónica significa tener la capacidad de utilizar el equivalente a la firma tradicional manuscrita, y cuando tenemos ese equivalente que nos genere confianza, las transacciones que podemos hacer se multiplican”, explicó por su parte Humberto Argüello, director general de Fomento a las Exportaciones, del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, Mific.

Erick Rincón Cárdenas, gerente general de Certicámara, una organización de certificación digital colombiana, precisó que en Latinoamérica, la “desconfianza” es el principal obstáculo en el uso de medios electrónicos para realizar negocios.

Frediani dijo que además de la confianza, el otro factor de éxito en el comercio electrónico es la promoción, ya que “si la presencia se limita a tener una página web que dice quiénes somos, nuestros productos y el contacto, es lo mismo que no estar”.

Añadió que en la última medición a empresas latinoamericanas, incluidas varias nicaragüenses, observaron que solo el 38% de las compañías con presencia en internet se promueve en redes sociales o fomentan el contacto permanente con posibles clientes.

Ventajas de la firma electrónica

Por su parte, Rincón Cárdenas indicó que la práctica de la firma electrónica en Colombia incrementó el comercio en un 25%.

Añadió que la certificación de las firmas electrónicas solo tienen validez en el país de origen, pero que a través de acuerdos multilaterales o Tratados de Libre Comercio se puede lograr el reconocimiento recíproco entre varios países.