•   Atenas  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Grecia quedó paralizada hoy durante la huelga general convocada por las principales confederaciones sindicales contra los nuevos recortes que el Gobierno de Andonis Samarás anunciará en los próximos días.
       
El seguimiento fue masivo según la confederación GSEE, la principal unión de trabajadores del sector privado, ya que pararon el 100 % de empleados de astilleros, transporte marítimo y refinerías; el 90 % de los portuarios y de la construcción, el 85 % de la industria metalúrgica y el 80 % de trabajadores de hostelería, comercio, bancos y empresas públicas.
       
"Los planes de rescate han incrementado el número de desempleados hasta el 25 %, eso según cifras oficiales, porque en realidad la tasa es del 32 %. En esta situación crítica para su futuro, en vez de hombres políticos, Grecia tiene enanos políticos", denunció el secretario general de GSEE, Nikos Kiutsukis, en declaraciones a Efe.
       
Por primera vez, la huelga general fue también secundada por el pequeño comercio, que cerró hasta las 12.00 GMT para criticar que los recortes salariales y el incremento de impuestos han reducido drásticamente el consumo.
       
"El volumen de negocios de la pequeña empresa, especialmente de comercio y de producción, se ha reducido un 405 % en dos años", denunció Yorgos Kavvazas, presidente de la Confederación Nacional de Pequeños Empresarios, GSEVE.
       
"Unas 160,000 empresas se han declarado en bancarrota en estos dos años. Con las nuevas medidas, otras 120.000 pequeñas empresas cerrarán, provocando la perdida de 200.000 puestos de trabajo", añadió.