•  |
  •  |
  • END / Canal 11

Controlar la inflación e incrementar la productividad atrayendo más inversión son algunas de las recomendaciones del último informe de coyuntura económica de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides, para evitar un impacto negativo en el sector exportador provocado por la crisis económica generada a nivel mundial y por el incremento de los costos laborales.

El sector exportador es el que está impulsando el crecimiento de la economía, pero a la vez experimenta una pérdida de competitividad debido a los altos costos de producción, de transporte y de la energía.

Además de otros aspectos negativos, como el bajo crecimiento económico del país. El informe también señala algunos aspectos favorables, como los buenos precios que los productos nacionales tienen en el mercado internacional, sobre todo el de los alimentos, así como la normalización del suministro de energía eléctrica.

Mario Arana, Director Ejecutivo del Funides, dijo que para que las exportaciones sean dinámicas, debemos ser competitivos, pero se observa una tendencia de pérdida de competitividad a partir del primer trimestre de 2007, en lo que tiene que ver el aumento de los costos laborales y por ende de los costos unitarios de distintos sectores.

“Para bajar los costos unitarios se debe, en primer lugar, tratar de lidiar con la inflación, que sigue siendo un problema demasiado serio para Nicaragua”, subrayó. Según el estudio del Funides, la inflación interanual es del 23.6 por ciento al mes de julio, la segunda más alta de América Latina, después de Venezuela.

Aseguró que el sector exportador es el más dinámico, con un crecimiento del 17 por ciento en el primer semestre, impulsando sustancialmente el crecimiento de la economía, pero que ese dinamismo podría perderse si la situación continúa igual.

Para mejorar la competitividad del país, Arana dijo que también se debe trabajar en aumentar el nivel de inversión nacional y extranjera, para elevar la productividad.

El economista enfatizó en que la inflación sigue siendo un problema serio para Nicaragua, indicador que no solo está influenciado por factores externos, sino también por otros de índole interno.

Consideró que por el lado de la oferta, la inflación se puede desacelerar si se mejora la producción agropecuaria, porque los alimentos están entre los productos cuyo precio está incrementándose más en el país.

Señaló, además, que se le debería dar más énfasis a una desaceleración de la expansión fiscal (reducir la tasa de crecimiento del gasto público), en vez de optar por medidas de tipo monetario para tratar de frenar la inflación.

El Banco Central informó recientemente que pretenden incidir en la reducción de la inflación con medidas de tipo monetario, a través de la emisión de títulos para retirar circulante del mercado, además de la reducción y eliminación de aranceles que ya han estado implementando.

Arana dijo que las medidas de tipo monetario tienden a afectar el crecimiento económico y la disponibilidad del crédito, porque se supone que elevaría las tasas de interés.

Bajo crecimiento
El director ejecutivo del Funides mencionó el bajo crecimiento económico de Nicaragua como uno de los problemas del país, porque existe una marcada desaceleración, por lo que se prevé que disminuya del 3.9 por ciento en 2007 a 2.8 por ciento en 2008.

Este impacto en el crecimiento se daría, según el Funides, por la marcada desaceleración que están enfrentando las economías de distintos países y regiones a nivel mundial y que afectarían las exportaciones nicaragüenses, que es lo que está impulsando el crecimiento del país.

Carlos Muñiz, consultor económico del Funides, dijo que algo que ayuda a Nicaragua en el entorno internacional es que muchas de las exportaciones son de productos primarios, lo que quizá signifique un menor impacto de esa desaceleración de la economía de Estados Unidos y Europa.

El funcionario señaló, sin embargo, que además del crecimiento de las exportaciones, existen otros aspectos favorables de la economía nacional, como la oportunidad del sector agropecuario por los altos precios de los productos en el mercado internacional, el nivel de reservas adecuado del país y la normalización del servicio de energía eléctrica.

Eliminar la retórica
El informe del Funides recomienda, además, eliminar la retórica en los discursos políticos, porque afecta el riesgo país y evita la llegada de más inversión extranjera.

Arana recordó que cuando se produjo aquí el cuestionamiento sobre el pago o no de la deuda interna, se envió una señal de alarma que fue captada por las agencias internacionales y que igual pasa cuando se hacen pronunciamientos políticos con tono alto, causando preocupación entre los inversionistas a nivel internacional.