•  |
  •  |
  • END

La sorpresiva decisión de la OPEP de anunciar explícitamente un recorte de su producción real de petróleo en 520.000 barriles diarios no bastó para sostener más que temporalmente los precios del crudo por encima de los 100 dólares el barril.

El barril de petróleo Brent cayó por debajo de los 100 dólares el miércoles en Londres por segundo día consecutivo, luego de haber superado apenas este umbral durante parte de la jornada.

El recorte de la OPEP, que busca equilibrar un mercado “sobreabastecido” e impedir un colapso de los precios, fue calificado de “contraproducente” por la Agencia Internacional de Energía (AIE), que defiende los intereses de los países consumidores y advirtió que la medida puede socavar aún más la demanda.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) decidió eliminar su “enorme” exceso de producción para evitar “una baja brutal de los precios”, explicó el miércoles su secretario general, Abdalá el Badri.

“El mercado estaba cayendo de manera muy dramática. Espero que ahora se relaje”, indicó. El barril de petróleo llegó a venderse a un récord de casi 150 dólares a comienzos de julio pasado, pero en dos meses su precio cayó un 30%.

La decisión del cartel, anunciada tras una maratónica reunión celebrada durante la madrugada del miércoles a raíz del Ramadán, el mes de ayuno musulmán, tuvo lugar tras la caída de los precios a menos de 100 dólares por primera vez en cinco meses.

Alza temporal
Si bien en la mañana y comienzos de la tarde del miércoles las cotizaciones en Londres superaron este fatídico umbral, volvieron a caer por debajo al final de la tarde, tras un informe de la AIE que anticipa una menor demanda mundial de crudo este año y el próximo y una baja menor a la prevista de los stocks de productos destilados en Estados Unidos.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril del petróleo ligero crudo, WTI para entrega en octubre, cerró en 102,58 dólares, en baja de 68 centavos en relación al martes. En el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres, el barril de Brent también para entrega en octubre perdió 1,37 dólares, para terminar a 98,97 dólares.

La OPEP anunció en la madrugada del miércoles que mantendrá la cuota implementada hace un año, de 28,8 millones de barriles diarios, pero que los países que producían por encima de sus cuotas recortarán ese exceso.

El mayor recorte deberá ser emprendido por Arabia Saudí, primer productor mundial de crudo y jefe de facto de la OPEP, que en mayo y junio aumentó su producción de manera unilateral en 500.000 b/d para intentar enfriar los precios.

“No sabemos exactamente cuál es el nivel en el cual el mercado se va a estabilizar, pero creemos que va a estar rondando los 100 dólares por barril”, señaló luego a la prensa venezolana.

Casa blanca disgustada
La Casa Blanca expresó el miércoles su disgusto con la decisión de la OPEP, y dijo que quiere ver más crudo en el mercado, no menos. “Ciertamente no estamos de acuerdo” con el recorte de la OPEP, indicó la portavoz presidencial Dana Perino. “Estados Unidos puede dar órdenes a sus compañías, pero no a la OPEP”, sostuvo el secretario general del cartel tras el anuncio de la decisión.

El recorte de la producción real puede ser un arma de doble filo, porque si bien protege los precios, los consumidores del primer mundo, asustados por la carestía del petróleo, están cambiando su estilo de vida y buscando fuentes de energía alternativas, destacó la AIE. Pero el cartel considera peligroso mantener la sobreproducción en un contexto de caída de la demanda.

El “fantasma de Yakarta” aún persigue a la OPEP: en noviembre de 1997, el cartel decidió aumentar su oferta en una reunión en la capital de Indonesia, justo antes de que estallara la crisis financiera en Asia. La conjunción de un derrumbe de la demanda y una abundante oferta en el mercado hizo que los precios cayeran de 20 dólares a ocho dólares el barril a comienzos de 1999.