•   TOKIO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

América Latina y el Caribe pierden fuerza ante la incertidumbre mundial y sus problemas internos, por lo que crecerán un 3,2% este año (3,9% en 2013), estimó hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI), que recorta nuevamente su previsión regional en su informe semestral.

El Fondo se muestra inquieto por los riesgos que conllevan los problemas sin resolver en la zona euro, pero también por la desaceleración en China y una posible crisis fiscal a principios de 2013 en Estados Unidos, producto del desacuerdo político en el Congreso de ese país.

Como resultado "las previsiones (para la región) se han deteriorado respecto a abril de 2012", explicó el texto, que se presentó con motivo de la asamblea semestral del organismo, esta vez en Tokio.

En abril el Fondo preveía un 3.7% para América Latina y el Caribe, pero ya en julio había recortado esa cifra al 3.4%.

En la región "se prevé que el crecimiento retome fuerza a finales de este año, a medida que recientes medidas de relajación de la política monetaria produzcan efecto", estimó el Fondo.

Brasil crecerá un 1.5% este año, México un 3.9%, Argentina un 2.6%, Colombia un 4.3%. Perú destaca de nuevo con un 6%, Chile le sigue con un 5%, y Bolivia con la misma cifra.

Paraguay exhibe el peor registro para 2012, una contracción del 1.5% según el Fondo. Venezuela rebota en 2012 y sube un 5,7%, y América Central un 4,3%.

A nivel mundial, Estados Unidos crecerá un 2.2% este año, la zona euro se contraerá un 0.%, China crecerá un 7.8% y Japón un 2.2%.

El principal motor de la región, Brasil, se ha visto perjudicado por las malas condiciones externas, pero también por la lentitud del impacto de medidas monetarias y fiscales para estimular el crecimiento, a pesar de que arrancaron en agosto de 2011.

Pero el Fondo también cita "un incremento de los préstamos morosos (impagos) tras varios años de rápido crecimiento del crédito" bancario en el gigante sudamericano.

La región esquivó el impacto de la crisis bancaria europea, en especial la española, que entró en su cuarto año, señala el texto.

En América Latina, el crecimiento sigue dependiendo, como en años recientes, de diferentes factores externos como la relación con el mercado estadounidense, con el europeo, o con las naciones importadores de materias primas.

Así, México y América Central son los que más tienen que perder de una eventual crisis fiscal en Estados Unidos, producto de una situación que se ha dado en llamar "precipicio fiscal".

Ese escenario se configuraría si al terminar el año los legisladores norteamericanos no modificaron un mecanismo que por ley dispara automáticamente fuertes recortes del gasto y aumentos de impuestos para los estadounidenses a partir de enero de 2013.