•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Salvador, con una factura de US$36.2 millones, y Costa Rica, con US$3.2 millones, son los dos principales compradores de petróleo que tiene Nicaragua, un país que no produce crudo, y que a lo interno tiene los precios más altos de los combustibles en Centroamérica.

De acuerdo con el Centro de Trámites de las Exportaciones, Cetrex, en lo que va de año Nicaragua ha logrado ventas de petróleo y sus derivados al exterior por un monto de US$42.5 millones.

Entre enero y agosto las ventas al exterior de crudo y sus derivados reportaron ingresos por US$39.9 millones, un 287% más que en el mismo período del año pasado, cuando las exportaciones produjeron US$10.3 millones, según los registros del Cetrex.

Nicaragua, que tiene un acuerdo preferencial de compra de petróleo con Venezuela, consume unos 10 millones de barriles de crudo al año y su factura alcanza los US$1,000 millones anuales.

En este país el precio promedio de los combustibles es de US$5.21, una cifra superior a los US$5.15 de Honduras; US$4.85 de El Salvador; US$4.63 de Guatemala, y US$4.50 de Costa Rica.

El Nuevo Diario intentó conocer ayer con el ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli, bajo cuáles condiciones Nicaragua exporta petróleo, pero no fue posible localizarlo.

Las estadísticas del Cetrex indican que el petróleo es el décimo producto que más exporta Nicaragua.

Jarquín: al menos deja ingresos

El diputado Agustín Jarquín, vicepresidente de la Comisión de Infraestructura y Servicios Públicos, calificó de positiva la exportación de petróleo, porque eso genera algunos impuestos.

“Es muy bueno, aunque espero que estén cumpliendo con las leyes, y si está siendo reportado por el Cetrex, eso quiere decir que están cumpliendo y que incluso están pagando los impuestos correspondientes”, indicó.

“La idea (es) que en un futuro el país se convierta en exportador de estos productos (petróleo y sus derivados), para eso tenemos los tanques de almacenamiento en el plantel Miramar, y la posición geográfica nos favorece para que abastezcamos el mercado salvadoreño”, añadió.

Nicaragua impulsa con Venezuela la construcción de la refinería El Supremo Sueño de Bolívar, por un valor de US$6,500 millones y con la que se espera cubrir el 41% de la demanda de hidrocarburos en Centroamérica.

Esa refinería, en la que Petróleos de Venezuela tendría el 51% de las acciones y la estatal Petróleos de Nicaragua el 49%, tendría capacidad para refinar 150 mil barriles de crudo al día y en su fase de construcción pretende generar hasta 5 mil empleos directos.

En tanto, el economista René Vallecillo afirmó que Nicaragua no solo debe ser una “intermediaria” en la compra y venta de petróleo, sino que debe trabajar por comercializar ese producto con un “valor agregado”.