• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

España celebrará hoy su fiesta nacional envuelto en una crisis financiera y con amenazas de huelga general. El Embajador de ese país de la península ibérica en Nicaragua, León de la Torre Krais, insiste, sin embargo, en que los recortes impopulares promovidos por el Gobierno español son un “sacrificio necesario”.

De la Torre Krais, quien con apoyo de empresas españolas radicadas en Nicaragua celebrará la fecha con una fiesta a la que asistirán 1,500 invitados, destaca en esta entrevista las estrechas relaciones políticas y económicas entre ambas naciones, a las que califica de “excepcionales” y especialmente “intensas”.

“La fiesta es una celebración de lo mucho que nos une históricamente, pero también de lo que nos une en el presente y en el futuro. No se considera por tanto un derroche sino un reconocimiento a la intensidad de la relación”, acotó el diplomático.

Un punto medular de la relación entre ambos países son las inversiones de empresas españolas en Nicaragua. El embajador revela el interés de las empresas de su país por invertir bajo el modelo de las zonas francas, por la posibilidad que estas brindan para reexportar.

¿Qué tan intensa es actualmente la relación entre Nicaragua y España?

Es muy intensa desde el punto de vista institucional. Han habido viajes y visitas a España y a Nicaragua como posiblemente no los han habido nunca antes, empezando con la visita del Príncipe, en enero, a la toma de posesión; luego estuvo el canciller de España. El comandante (Bayardo) Arce viajó allá, posteriormente vino el presidente del Senado, la tercera autoridad del país, y están acudiendo autoridades a las reuniones ministeriales en el marco de la Cumbre de Cádiz para completar una agenda que culminará con la participación del presidente (Daniel) Ortega en la Cumbre, que se realizará en noviembre de este año.

Realmente ha sido una intensidad excepcional. En cuanto a la cooperación, lo que me gustaría decir es que España sigue manteniendo su compromiso con Nicaragua, que sigue siendo un país prioritario para la cooperación. Se mantienen los proyectos en marcha y se emprenden algunos nuevos con un menor flujo de caja, este año y probablemente el siguiente, porque ha habido un recorte.

Tenemos, sin embargo, numerosos proyectos que están en marcha, el dinero no se ha gastado pero ya ha sido desembolsado, por lo tanto vemos que en los próximos años vamos a estar con varios proyectos importantes y que va a ser muy visible la presencia de la cooperación española en Nicaragua, por ejemplo en el sector de agua.

¿En qué sectores se quedan y en cuáles se van?

Es que se unen dos cosas, por un lado la restricción presupuestaria en mi país y, por otro lado, que Nicaragua, según los parámetros económicos internacionales, ha pasado a ser un país de renta media, lo cual ya no lo hace elegible para algunos tipos y programas de cooperación, por tanto se replantea la cooperación al desarrollo tradicional y se va pasando a un esquema de colaboración ya comercial, de atracción de inversión de empresas españolas acá, de creación de puestos de empleo.

Probablemente en el futuro Nicaragua ya no requiera de tanta cooperación al desarrollo como antes y algunos donantes tradicionales no la podrán ofrecer. Hay coincidencia plena en que Nicaragua ha entendido la vía del desarrollo a través de atraer inversores extranjeros y allí sí que España y otros países estamos muy interesados en colaborar. Empresas responsables que invierten en el país, que quieren quedarse en el país y crear riqueza, no se trata de hacer un negocio rápido e irse, sino de establecerse.

Ya hay bastantes empresas españolas asentadas en Nicaragua, probablemente es uno de los países europeos que mayor número de empresas tiene asentadas aquí, hay cerca de 40, algunas muy conocidas, las grandes multinacionales, pero lo que hemos notado es que hay un incremento de la empresa pequeña y mediana que antes no salía de España, que ahora por la situación económica de menor actividad en mi país, está buscando alternativas fuera, incluso en Nicaragua.

¿Cuáles son esas empresas?

Pequeñas empresas como de la construcción, un sector especialmente castigado en España porque ha habido un frenazo, que tienen la capacidad, la formación, la maquinaria y aquí como hay una demanda muy grande de vivienda, no solo de vivienda social, están encontrando un nicho de mercado que les permite asentarse.

Cada día hay más empresas de todas las facetas de la construcción, y no solo eso, también de importación de bienes, turismo, es una apuesta que tenemos el ministro del Intur y mi Gobierno, que Nicaragua tiene un potencial extraordinario por desarrollar y esperamos que cada vez haya más agencias, tour operadores, que se interesen por Nicaragua. Hace unos días se firmó el acuerdo que pone fin a un contencioso largo entre el Estado y Barceló, y creo que esa será una buena señal para atraer inversores al país.

¿Cuáles son los nichos de mercado más atractivos, además del turismo y el sector construcción?

Atrae mucho la posibilidad que ofrecen las zonas francas para reexportar, es un sector que ha crecido mucho, hay muchas empresas españolas interesadas en ese potencial. Hay un gran potencial de desarrollo del comercio con Europa en general, una vez entre en vigor el Acuerdo de Asociación, que esperemos sea lo más pronto, quizá a finales de este año, que tendrá una vertiente comercial con un desarme arancelario importante, que esperemos multiplique el comercio entre ambas regiones, que por lo menos en Nicaragua es bastante modesto.

Además del litigio con Barceló que hace poco fue resuelto, ¿qué otros han sido solucionados?

Hay otros contenciosos que no se han resuelto, pero están en fase de negociación, como el que afecta a Disnorte-Dissur (distribuidores de energía). Desde la Embajada hemos intentado facilitar el entendimiento entre el Gobierno y esta empresa. Yo confío en que se llegue a un acuerdo, y quiero subrayar que hay un clima siempre positivo de negociación y es un aliciente para otras empresas que quieren invertir en Nicaragua, ver que en otros contenciosos se apuesta por la negociación.

Aparte del conflicto con Fenosa, ¿con qué otras empresas españolas existen conflictos legales?

Siempre hay pequeños litigios, porque hay bastantes empresas españolas y porque es algo normal en el tráfico comercial, hay problemas puntuales que se van resolviendo, pero este es el más relevante… El mensaje es que si cada vez vienen más empresas españolas es porque a pesar de las dificultades que hay, sigue siendo un mercado atractivo.

Recortes: “Un sacrificio necesario”

La crisis en España ha provocado protestas populares, amenazas de huelgas generales...

Huelgas generales ha habido periódicamente, no es nada extraordinario, efectivamente estamos atravesando una época difícil, de ajustes.

Se ha iniciado un programa de ajustes estructurales, administrativos y también de gastos, muy importante, de más de US$100,000 millones, que esperamos se traduzca en una recuperación económica a partir de 2014 y 2015. Son medidas desde luego que no son populares, porque suponen recortes en gastos y prestaciones sociales y aumentos puntuales en algunos impuestos, pero que mi Gobierno con su amplia mayoría parlamentaria considera imprescindibles para reactivar la economía.

Es una situación con cifras preocupantes de desempleo y de desaceleración económica, pero aun así España sigue teniendo una renta anual de más de US$30,000 y está dentro del grupo de países más ricos del mundo, que es la Unión Europea, un proyecto de integración que también está sufriendo una crisis.

¿Existe la posibilidad de que la presión popular provoque que se reviertan las medidas?

Creo que no, lo que hemos visto hasta ahora es que la mayoría de la población entiende que es un sacrificio necesario siempre que sea justamente repartido, que no haya la sensación de que se aplica a unos y no a otros.

También hay que poner en perspectiva cuándo se produce la recuperación, no hay que dejarlo indefinido, intentar que sea en 2014, que tenga efecto en las economías familiares, que haya salida a la gente que busca empleo, que vuelva a haber un sector económico más dinámico. El turismo y las exportaciones siguen funcionando bien.

La presencia española en cifras

36 empresas españolas operan en los sectores de telecomunicaciones, energía, turismo, construcción, agroindustria y seguros, de acuerdo a la Cámara Oficial Española de Comercio de Nicaragua.

Más de US$700 millones es la cifra de inversión acumulada en 10 años, según la Embajada española en Managua.

El proyecto de transformación de La Chureca es el programa insigne de España en Nicaragua. Está valorado en más de 40 millones de euros e incluye la construcción de una planta de reciclaje de desechos sólidos, que generará unos 2,000 empleos, la construcción de 258 viviendas con un valor total de US$6 millones, en beneficio de 1,500 habitantes de La Chureca.

Los días 16 y 17 de noviembre se celebrará la XXII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, en Cádiz, en la que se conmemorarán los 200 años de la Constitución de Cádiz. Está previsto que autoridades del Estado nicaragüense viajen a España a participar en el evento.