Gustavo Álvarez
  •  |
  •  |
  • END

El establecer algunos mecanismos de subsidios a las tasas de interés para algunos créditos bancarios es una de las opciones que el gobierno debería implementar ante la preocupación del Fondo Monetario Internacional, FMI, por el nivel del crédito de consumo que existe en el país, opinó el economista Sergio Santamaría.

La preocupación del Fondo por el crédito de consumo la anunció ayer Antenor Rosales, presidente del Banco Central de Nicaragua, al anunciar la aprobación de la primera revisión del Programa de crecimiento económico y lucha contra la pobreza por parte del directorio del organismo multilateral.

Santamaría señaló que la tasa de interés y el destino de los créditos es libre y que lo que se puede hacer es establecer algunos subsidios explícitos de tasas que el Banco Central recomendaría aplicarlas a los bancos, además que se podrían crear fondos de garantías, canalizar recursos a través del Sistema Financiero para el sector productivo, para que lleguen a los productores. .

Santamaría afirmó que el porcentaje de la cartera crediticia dirigida al sector de consumo es más alto que el financiamiento al sector agrícola. Este último oscila entre 13 y 15 por ciento.

Un alto nivel del crédito de consumo significa, según el economista, una distorsión para la economía del país, porque se está preferenciando el consumo, que incluye las tarjetas de crédito, compras de vehículos, artículos personales, entre otros.

Según el último informe económico de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides, el crédito personal en 2007 otorgado por el Sistema Financiero Nacional llegó a 5 mil 132 millones de córdobas, mientras que el de tarjetas de crédito sumó 6 mil 69 millones de córdobas.

En el primer semestre de 2008 el crédito personal fue de 6 mil 188.4 millones de córdobas, mientras que el de tarjetas de crédito registró 7 mil 536.3 millones de córdobas, según el Funides.

Rosales dijo que el crédito que está correctamente dirigido provoca resultados positivos para la economía del país, es decir, cuando es utilizado para mejorar la producción, para la infraestructura nicaragüense o mejorar la capacidad de los productores para poder ofertar de mejor manera los bienes y servicios que permitan que Nicaragua pueda competir en el mercado internacional y a nivel interno.

El presidente del BCN anunció que pronto saldrá una normativa del consejo directivo de la Superintendencia de Bancos, que establecerá una mejor clasificación de los activos de la banca comercial, para que las provisiones para crédito de consumo sean diferentes a las de otros rubros.

“El Estado no puede determinar las tasas de interés, pero puede incidir directamente para que los productores reciban créditos en mejores condiciones a través de políticas estatales, para que la banca formal e informal destine recursos a la actividad productiva”, apuntó.