elnuevodiario.com.ni
  • Tokio |
  • |
  • |
  • EFE

El Fondo Monetario Internacional, FMI, y el Banco Mundial, BM, llamaron hoy a la colaboración de sus miembros como la "única manera" de sortear la crisis, en una reunión anual en la que el ritmo de aplicación de los programas de ajuste en Europa avivó los debates.

"El espíritu de cooperación es la única manera de avanzar", subrayó la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en el discurso que abrió la reunión plenaria de la Junta de Gobernadores que hoy celebraron ambos organismos en la capital nipona.

Mediante dicha cooperación, Lagarde consideró que deben superarse tres desafíos: dejar atrás la crisis para recuperar el crecimiento y acabar con el "azote" del desempleo, reducir las desigualdades y, por último, completar la reforma del sistema financiero, pese a los altos costes que critican algunos sectores de la industria.

En este último aspecto destacó los progresos en lo referente a mejorar las reservas de capital y liquidez, aunque admitió que se está "perdiendo impulso" para ejecutar lo pactado y citó asignaturas pendientes como los "derivados, los bancos en la sombra y las instituciones demasiado grandes como para quebrar".

El organismo, que mañana celebra la reunión de su Comité Monetario y Financiero, insistió en pregonar, una jornada más, su fórmula revisada para afrontar la recuperación.

Esto pasa entre otras cosas por fomentar el crecimiento y las políticas acomodaticias y aplicar programas de ajuste "realistas" y "al ritmo adecuado", en referencia al impacto que las medidas de austeridad han tenido en España, Grecia, Portugal o Italia.

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, apoyó por su parte el rumbo de las reformas en Europa, donde consideró que las mayores incertidumbres se habrán superado "en un año".