•   Hangzhou , China  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Cerca de un millar de altos funcionarios y empresarios se reunieron hoy en la ciudad de Hanghzou, al este, durante la VI Cumbre Empresarial entre China, Latinoamérica y el Caribe, con el reto de darle un vuelco a sus intercambios y llevarlos mucho más allá de la compraventa de recursos naturales.
       
El encuentro, organizado por el Consejo de China para la Promoción del Comercio Internacional, CCPIT, en sus siglas internacionales;  el Banco Popular de China y el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, del que Pekín es miembro desde 2009, es la principal cita empresarial anual entre estas regiones.
       
Al igual que en ediciones anteriores, como la celebrada en Lima el año pasado, también cuentan con representación los países centroamericanos y caribeños que no tienen relaciones diplomáticas con China y tratan de reforzar sus lazos comerciales con el gigante asiático.
       
"En un período de apenas 12 años el ascenso de China se ha alineado con las tendencias comerciales de Latinoamérica, y eso ha cambiado permanentemente la estructura de los mercados mundiales para muchos de sus productos clave", afirmó el presidente del BID, Luis Alberto Moreno.
       
"Desde el año 2000 el comercio entre América Latina y Asia en su conjunto ha estado creciendo a ritmo extraordinario, de un 20.5% cada año, hasta sumar 442,000 millones de dólares en 2011", señaló Moreno, de manera que ese continente acapara ya el 21% de las relaciones comerciales de la región latinoamericana.
       
Con todo, todavía existe un fuerte desequilibrio en la balanza comercial entre ambas zonas, que en 2010 supuso un déficit para Latinoamérica de 96,000 millones de dólares, el equivalente a un 30% del comercio total entre las dos regiones del mismo año, advirtió.
       
Limitar ese desequilibrio es una necesidad para todas las partes, señaló Moreno, también para China, para que no haya resistencias entre la población de Latinoamérica a la inversión y a la entrada de firmas orientales en sus economías, por lo que es necesario crear ahora nuevas "oportunidades de inversiones mutuas diversificadas".