•   Frankfurt, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La economía alemana se desacelerará claramente en el último trimestre de 2012 e incluso podría llegar a contraerse, según informes mensuales del ministerio de Finanzas y del Bundesbank, divulgados este lunes.

Pese a que la actividad industrial de la primera economía europea fue sólida en septiembre, en el último trimestre de 2012 "Alemania registrará una neta desaceleración económica", advierte el ministerio de Finanzas.

Y es que la debilidad económica de algunos países de la zona euro afecta a la locomotora alemana, recuerda el ministerio.

Tras una "expansión sensible de la economía en el tercer trimestre", "podría producirse un estancamiento o incluso un ligero retroceso del Producto Interno Bruto (PIB) en el último trimestre", estimó por su parte el Bundesbank, el banco central alemán, en su informe mensual de octubre divulgado también este lunes.

El gobierno alemán revisó recientemente ligeramente al alza su previsión de crecimiento para 2012, al 0.8%, contra el 0.7% de sus anteriores previsiones.

Pero Berlín también redujo sus previsiones para 2013, a 1% contra el 1.6% anterior, a causa de la crisis en la zona euro y de la desaceleración en los países emergentes.

El Fondo Monetario Internacional prevé un crecimiento del 0.9% en 2012 y 2013 en Alemania, mientras que los principales organismos económicos alemanes bajaron recientemente a 0.8% su previsión para 2012 y dividió por dos la de 2013, a 1%.

El ministerio de Finanzas cita varias señales que predicen un deterioro de las perspectivas para la economía alemana, entre ellos el índice IFO, barómetro de la confianza de los empresarios alemanes, que se redujo en septiembre por quinto mes consecutivo.

La producción industrial alemana también se deterioró en agosto, cayendo 0.5% en un mes, según un dato todavía provisional publicado a principios de mes por el Ministerio de Economía. Asismimo, los pedidos a la industria cayeron un 1.3% en agosto en un mes, una caída mayor que la prevista por los analistas.