•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La nueva Ley Tributaria que negocia el Gobierno con el sector privado y los sindicatos, es calificada como una “misa negra” por el experto en temas fiscales, Julio Francisco Báez, quien demanda a las partes mayor apertura en las conversaciones.

El dirigente de la cúpula empresarial, José Adán Aguerri, sostiene que en las pláticas participan los mismos sectores que han consensuado el salario mínimo y otras leyes, y pide esperar “el documento final” para emitir valoraciones sobre el futuro tributario en Nicaragua.

El Nuevo Diario publica hoy entrevistas con Báez y Aguerri, quienes tienen posiciones encontradas en torno a las negociaciones de la nueva Ley Tributaria.

Julio Francisco Báez, experto en temas fiscales

“Esta es una emboscada tributaria”

El experto en temas tributarios, Julio Francisco Báez, sostiene que hoy más que nunca la sociedad nicaragüense debe estar alerta a la “sorpresa” que en las próximas semanas darán a conocer el Gobierno y el Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, con la propuesta de nueva Ley Tributaria que introducirán a la Asamblea Nacional.

Sostuvo que todo hace indicar que los grandes ganadores en este proceso serán la cúpula empresarial y el Gobierno.

El experto explicó que una reforma tributaria ideal sería aquella donde se privilegia al capital humano en administración tributaria, y se revise a fondo el tema del Impuesto sobre la Renta, IR.

¿Cuál sería la negociación tributaria adecuada?

En primer lugar hay que considerar que todo proceso de reforma tributaria exige de un liderazgo que pertenece al Estado a través del gobierno, ellos son los que trazan las políticas fiscales, y por lo tanto, los que conducen el proceso. Ese liderazgo lo tienen que ejercer con la participación de los destinatarios de la política fiscal que es la población, los contribuyentes. Cualquier intento que limite ese proceso participativo de la población estaría desnaturalizando el mismo.

¿Qué es lo que tenemos que garantizar, entonces?

Que no haya un solo representante de la sociedad, como vergonzosamente está ocurriendo en Nicaragua, donde hay un sector que es una cúpula empresarial que se arroga la representación de todos y está en nombre de todos pactando una reforma, aquí ya no hay consenso, ni siquiera negociación, porque es una coautoría de la reforma. Cerraron las puertas y esto es una misa negra donde se está formulando una reforma tributaria.

¿Por qué dice que es una misa negra?

Porque llevan propuestas de sectores que no están allí representados, Adolfo Acevedo (economista) escribió un libro, este servidor escribió otro libro, José Luis Medal también escribió una propuesta y esas propuestas fueron desestimadas, la arrogancia del poder las ha ignorado.

¿Pero hay diversos sectores negociando, individualmente?

Eso es engañarnos, podríamos confundirnos y pensar que hay una amplísima participación. No, esta es una cúpula empresarial y el Gobierno haciendo lo propio.

¿Y la participación de los sindicalistas?

¿De qué sindicalistas estamos hablando? Hasta donde conozco, son sindicalistas oficialistas. Mi pregunta es por qué no se abren a los medios. Lo que vemos es una encerrona entre la empresa privada y el Gobierno. Porque ellos no saben qué opinión tienen los universitarios de esto, las cooperativas independientes y los sindicatos independientes, cuál es la opinión de los empresarios que no pertenecen al Cosep, estos no han sido tomados en cuenta.

¿Las exoneraciones, por ejemplo, dicen que no las tocarán?

Ya se pusieron de acuerdo, pero qué opina el país de las exoneraciones, porque estamos perdiendo U$500 millones, que el mismo Gobierno ha confirmado. Si las exoneraciones nos están socavando como economía. Aquí hay un atropello a los sectores que tenemos derecho a opinar y que lo hacemos de manera desinteresada y con base.

¿No será por la prisa de aprobar esta ley que el Gobierno solo está negociando con el sector privado y los sindicalistas?

Esto no es prisa, es deliberado. Este Gobierno tiene seis años de estar prometiendo una reforma y pasó un primer periodo de gobierno y no hizo nada, salvo una reformita que ni siquiera alcanzó el nivel de reforma tributaria. Esta es una táctica y el fin de la táctica, en nombre de la prisa, quieren que pase esta misa negra inadmisible para la población. Esto es una emboscada tributaria.

¿Qué está en juego al hacerse esto?

La defensa de intereses en donde saldrán varios sectores afectados. Vemos que aquí el Gobierno tiene un compromiso estratégico con el gran capital, porque los intereses del Gobierno en este momento coinciden con los intereses de los empresarios.

¿Usted cree que las exoneraciones deben eliminarse?

Absolutamente. Primero hay que revisarla, pero técnicamente hay que evaluarlas para que el Gobierno diga dónde se está gastando inútilmente ese subsidio.

¿Al final, quiénes son los más perjudicados con esta reforma?

Los que en la distribución del ingreso reciben menos, si la distribución del ingreso es la más crítica de Centroamérica y esa se mantendrá, ¿quiénes pierden? Las víctimas de la desigualdad. Aquí hay que establecer que no puede pagar impuestos el que no tiene. No es posible que aquí tengamos una prosperidad de cuatro y una miseria de millones.

¿Cómo debería de ser la reforma tributaria ideal?

En estos temas lo ideal no existe, al país le conviene lo concreto, lo bueno. Hay que privilegiar al capital humano en administración tributaria, formar una casta de servidores públicos sólidamente formados, que haya una fuerza institucional que se haga valer. Hay que hacer una revisión integral del Impuesto sobre la Renta, IR. Un tercer elemento serían las exoneraciones, no puede haber una buena reforma si se siguen manteniendo las exoneraciones.

José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep

“Nosotros nos debemos a nuestras empresas”

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri, defiende la negociación de concertación tributaria que realizan con el Gobierno y los sindicalistas, y señala que en noviembre podrían dar a conocer algunos avances significativos sobre el tema.

Señaló que cada uno de los sectores empresariales se ha sentado a negociar con el Gobierno y los sindicalistas, y todos los días avanzan en el proceso, afirmó.

Hay algunos sectores que sienten que esta negociación solo beneficiará a los empresarios. ¿Qué opina usted de eso?

No sé a quiénes representan esas organizaciones y por quién hablan, porque nosotros sí representamos a las empresas de este país y los sindicatos de trabajadores representan a los movimientos de trabajadores organizados de Nicaragua, somos los mismos sectores que discutimos el tema del salario mínimo, somos los mismos que defendemos ley por ley en la Asamblea Nacional, entonces no sé dónde están estos sectores, (a) quién representan y a quiénes defienden.

Algunos expertos en temas tributarios, como Julio Francisco Báez, han manifestado que sus propuestas de reforma tributaria no han sido tomadas en cuenta ni por la empresa privada ni por el Gobierno. ¿Es verdad esto?

No sé a quiénes representan, nosotros no tenemos nada qué desestimar, no conocemos ninguna propuesta de Julio Francisco, él puede hacer la propuesta que quiera y presentársela al Gobierno, el Gobierno tendrá que ver si la toma en cuenta.

El doctor Báez sostiene que otros expertos también han realizado sus propuestas. ¿Ustedes no han tomado en cuenta ninguna de esas propuestas?

Como repito, lo que tomamos en cuenta es la posición de cada una de nuestras empresas, nos debemos a nuestras empresas. Además, aquí todo el mundo es libre de escribir lo que quiera, es parte de la democracia que tenemos, pero no conocemos ni leemos todos los libros que se escriben aquí, aunque por supuesto que respetamos ese esfuerzo importante. Pero en el caso nuestro, nos debemos a nuestras empresas, representamos a las empresas y estamos llevando la posición empresarial a esta discusión de reforma tributaria, le correspondería al Gobierno si quiere escuchar a personas que no sé a quién representan.

¿Hay quienes señalan que actualmente los intereses de la empresa privada son los mismos del Gobierno, y que por lo tanto, no puede haber una negociación imparcial?

Respetamos los comentarios que se hagan alrededor de este tema, hay que recordar que uno busca cómo mantenerse en el alumbrado público para que los tengan en cuenta, pero al final del día yo creo que no se puede juzgar un libro por su portada, hay que esperar y respetar lo que será el documento final y lo puedan analizar con todas las facultades y dar su opinión en relación al esfuerzo que se ha hecho.