•   Las Sabanas, Madriz  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hace tres años, Ramiro Gutiérrez compraba apenas 10 litros de leche para elaborar queso de forma artesanal y venderlo en la comunidad de La Palmita, en el municipio de Las Sabanas, departamento de Madriz.

En la actualidad sus condiciones de trabajo han mejorado con el apoyo del programa Pymerural.

Como muchos pequeños productores de la zona, Ramiro con la ayuda de su esposa iniciaron su trabajo con la intención de mejorar sus condiciones de vida y dar educación a sus cuatro hijos.

“Inicialmente conté con el apoyo de ganaderos que me daban al crédito la leche para poder sacar el producto; sin embargo, todo lo hacíamos de forma artesanal.

La situación no cambió hasta que especialistas suizos nos capacitaron en la elaboración de diferentes tipos de quesos. Ahora lo procesamos con las más altas exigencias de higiene e inocuidad que demanda el Ministerio de Salud y el Ministerio de Fomento Industria y Comercio”, dice Ramiro.

A la comunidad de La Palmita, llegó el Programa Pymerural, auspiciado por la Cooperación Suiza en América Central y facilitado por Swisscontact que trabajan en asociatividad con la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos, UNAG, en la zona.

Pymerural trabaja con pobladores de las comunidades en búsqueda de crear sostenibilidad en las micro y pequeñas empresas rurales, y en La Palmita, trabajan en cadenas agroindustriales alimentarias.

Productos con higiene e inocuidad

Ramiro recibió un financiamiento del Programa Pymerural que le dio la oportunidad de comprar equipos de acero inoxidable, como descremadora, tinas, prensas, entre otros, y pudo realizar mejoras de infraestructura en su pequeña empresa para el cumplimiento de las normas de buenas prácticas de manufactura, cumpliendo así con las exigencias del mercado.

Hoy día, esta pequeña empresa “Lácteos La Palmita” se ha convertido en procesadora de productos lácteos y genera ocho empleos permanentes.

“No le compro a cualquier productor, solamente a aquellos que se capacitaron en las buenas prácticas de ordeño, porque debe haber higiene e inocuidad de la leche”, explicó Ramiro.

Por su parte, Nidia Pereira, coordinadora del Programa Pymerural en la zona, dijo que se fomentó la construcción de tres plantas más que resultaron beneficiadas con el Proyecto “Fortalecimiento Competitivo de la Cadena de Valor de la Rosquilla Somoteña”, con una inversión de más de US$100,000, que incluye una contraparte de los beneficiarios por el monto de casi US$10,000.

Pereira dijo que el apoyo a estos pequeños ganaderos de la zona de Madriz, apunta a la reducción de la pobreza y generación de ingresos para familias que se encuentran en extrema pobreza.

“Esto viene a ser un complemento a la actividad que estamos desarrollando también con las empresas de rosquillas, con el fin de lograr productos inocuos como insumo”, agregó la coordinadora del programa.

Quesos y más

Otra de las plantas procesadoras de lácteos mejoradas es “Aquí don Toño”, situada en Somoto, propiedad de Antonio Castellón.

Este pequeño empresario y ganadero, explicó que procesa 100 litros diarios que le abastecen tres productores de la zona.

Su planta se ha especializado en elaborar queso para rosquillas, queso con vegetales, queso con jamón, leche agria, crema dulce y yogures de diferentes sabores.

En Palacagüina el Programa Pymerural también capacitó a pequeños empresarios e instaló una planta procesadora de lácteos.