•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La construcción de un canal interoceánico de gran calado que atraviese el Lago Cocibolca no debe verse con “ojos codiciosos”, advirtió ayer el director del Centro de Investigación de los Recursos Acuáticos, CiRA, Salvador Montenegro.

El experto consideró que la construcción del canal, valorado por el Gobierno en US$30,000 millones, frenaría el uso de las aguas del Lago Cocibolca para irrigar las planicies del Occidente nicaragüense, con más de 600,000 hectáreas debajo de los 100 metros sobre el nivel del mar.

La Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó en julio pasado la ley para construir el Canal Interoceánico de gran calado, para lo que las autoridades estudian seis posibles rutas y todas pasan por el Lago Cocibolca, la mayor reserva de agua dulce en Centroamérica, precisó Montenegro.

Dijo que la mejor opción para Nicaragua es que ese canal no utilice las aguas del Lago Cocibolca, zona que no debe arriesgar “ni por todo el oro del mundo”.

Ver infografía

Inconvenientes

Sostuvo que para utilizar ese lago como ruta del Canal Interoceánico, primero se tendría que construir un cauce de 22 metros de profundidad, para que los barcos de hasta 250,000 toneladas puedan transitar en la zona, ya que el 60% del lago no tiene una profundidad mayor a los 9 metros.

“El gran canal, según lo propuesto por el Gobierno, tendría una profundidad de 22 metros, 286 kilómetros de largo y una capacidad de atender barcos de hasta 250,000 toneladas. Eso quiere decir que el calado que se requiere en el lago debe ser mayor a los 20 metros, eso sería muy costoso”, señaló.

La semana pasada la primera dama nicaragüense y coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, anunció que el proyecto del Canal Interoceánico avanza por buen camino, tras “nuevos pasos” acordados entre el Gobierno y representantes de compañías internacionales, aunque no ofreció detalles.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, declaró a la cadena de televisión Rusia Today, que el proyecto del gran canal se trabaja con empresas de la República Popular de China y añadió que el plazo para echar a andar la iniciativa “no será tan largo”

“Para Nicaragua, indiscutiblemente, esto significaría un elemento de soberanía, porque Nicaragua tendría la posibilidad de tener recursos, contar con un ingreso que ya no lo haría dependiente, como es actualmente”, expresó.

En septiembre pasado, el Gobierno firmó con la empresa china HK Nicaragua Development Inversion Company un memorando de entendimiento para impulsar la construcción del canal.

Nicaragua también sostiene que la construcción de ese Canal de gran calado no representará una competencia al canal de Panamá.

Un tesoro de agua

Montenegro, por su parte, consideró que el Lago Cocibolca representa un tesoro para el desarrollo económico de Nicaragua, porque tiene capacidad para irrigar 600,000 hectáreas del Occidente.

“Este lago no es simplemente el lago tropical más grande en las Américas, sino que según el Artículo 97 de la Ley 620, (Ley General de Aguas Nacionales),  es responsabilidad del Estado la protección, conservación y destino de las aguas del Gran Lago de Nicaragua y deberá considerarse Reserva Nacional de Agua Potable, siendo del más elevado interés y prioridad nacional para la seguridad nacional”, dijo Montenegro.

Afirmó, además, que las aguas del Lago Cocibolca no podrían ser una reserva natural ni irrigar la planicie de Occidente en caso de que ocurriera un derrame de petróleo de uno de los barcos que transitaría el gran Canal Interoceánico.

“Se contaminaría todo el cuerpo de agua y sería imposible que recupere su estado natural”, alertó.

Un derrame de hidrocarburos u otros tóxicos sería “el peor escenario de destrucción ambiental irremediable” que enfrentaría el cuerpo de agua, con lo que se desaprovecharía por completo el potencial económico y turístico que tiene el lago, concluyó.

Agregó que el Lago Cocibolca podría sufrir “invasión de nuevas especies de organismos indeseables desde los océanos”, como la salinización por ingreso de agua marina.