elnuevodiario.com.ni
  •   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Wall Street sufrió hoy su segunda peor jornada postelectoral desde 1948 después de que, una vez reelegido Barack Obama como presidente de Estados Unidos, las preocupaciones de los inversores volvieran a centrarse en el "precipicio fiscal" que podría arrastrar a la recesión a la mayor economía del mundo.
       
"Con el Congreso dividido todavía, el presidente Obama va a tenerlo difícil para conseguir un apoyo bipartidista a un acuerdo completo que solucione a largo plazo el problema de cómo poner de nuevo las finanzas del país en un camino sostenible", aseguró hoy la firma de análisis económico Capital Economics.
       
Los mercados neoyorquinos se despertaron ya cubiertos de rojo y las pérdidas se intensificaron rápidamente hasta arrebatarle la simbólica barrera de los 13,000 puntos por primera vez desde agosto al índice Dow Jones de Industriales, que acabó el día con una caída de 2.36 % ó 312,95 unidades, hasta los 12.932,73 puntos.
       
Ese supone el segundo peor descenso del principal indicador de Wall Street un día después de unas elecciones en Estados Unidos desde 1948, tan solo por detrás de la caída del 5% que sufrió en 2008, cuando Obama ganó sus primeros comicios y el país estaba inmerso en su peor crisis desde la Gran Depresión de los años treinta.
       
Las cosas no fueron mejor para los otros dos principales índices de los mercados neoyorquinos: el selectivo S&P 500 perdió también el nivel psicológico de los 1,400 puntos al caer el 2.37 % y el índice compuesto del mercado Nasdaq se afianzó por debajo de los 3,000 tras ceder un 2.48%.
       
Las esperanzas de Wall Street de que los comicios concluirían con un resultado claro que dejaría atrás la incertidumbre generada por la larga campaña electoral se vieron cumplidas, puesto que Obama superó ampliamente los 270 votos electorales necesarios para llegar a la Presidencia con 303.
       
El demócrata derrocó así al aspirante republicano y candidato predilecto de Wall Street, el hombre de negocios y exgobernador Mitt Romney, pero eso no evitó que la división se mantuviera en el Congreso del país, puesto que los republicanos revalidaron su mayoría en la Cámara de los Representantes y los demócratas la suya en el Senado.