• Matagalpa, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

En la hacienda Río Lana, en Matiguás, se comenzó a cruzar pardo suizo con Brahman para la producción de carne, y Brahman con Holstein para la generación de leche, por lo que es calificada como finca modelo por la Comisión Ganadera de Nicaragua, Conagán.

En la finca piloto la repoblación ganadera es certificada por el Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor, y el hato tiene un cuido esmerado desde que nace hasta su exportación, señaló el genetista y veterinario Armando Castellón Padilla.

“Nosotros como productores tenemos que mejorar nuestra ganadería y fomentar el ganado de doble propósito, leche y carne, esto debido a que la leche da para los gastos del día, cubrir la planilla de los trabajadores, y el novillo para las otras obras que hay que realizar en las fincas”, dijo el productor Daniel Núñez Rodríguez, dueño de la hacienda.

La ganadería es uno de los principales rubros de exportación de Nicaragua. Registros de la Dirección de Estadísticas del Magfor, señalan que en lo que va de 2012 se han sacrificado 421,981 reses a nivel industrial, 130,677 a nivel municipal y se han exportado en pie 15,079, para un total de 567,737 reses sacrificadas.

De acuerdo con Núñez, para mejorar la ganadería se necesita de un Banco de Fomento a la Producción Pecuaria, y realizar inversiones para impulsar la trazabilidad bovina.

Entre 2006 y 2011, el Magfor ha registrado 266,296 cabezas de ganado en el Programa de Trazabilidad Bovina, un mecanismo que sirve para controlar la población ganadera y facilitar su comercio en el exterior.

En lo que va de año, la carne de bovino se ha mantenido como el tercer producto de mayor exportación, y ha generado ingresos por los US$354 millones, según el Centro de Trámites de las Exportaciones, Cetrex.

El propósito

“La idea (con la mejora del ganado) es lograr desarrollar una línea bien definida de animales mestizos para llegar a tecnificarla y manejarla como ganadería pura y bien tecnificada, y de esa forma se puede aprovechar al máximo el potencial genético de ese ganado que se adapta bien al trópico”, explicó Castellón al referirse al trabajo que se efectúa en la finca modelo. Pero no solo con el cruce genético se mejorará la producción pecuaria, agregó.

Castellón precisó que es necesario asegurar al ganado una alimentación especial. Precisó que en la hacienda Río Lana, de 1,200 manzanas, hay pastos mejorados como el mombasa y el King grass, entre otros.

Datos del Magfor indican que la implementación de un Subprograma de mejoramiento genético que incluya al menos 50,000 reses, en cuatro años podría tener un costo de US$700,000.

Por su parte, Armando Barberena Mongrío, propietario de la hacienda El Corpus, en Chontales, explicó en septiembre pasado a El Nuevo Diario que en Nicaragua se observa un marcado deteriorado en la calidad genética de hembras reproductoras y sementales, por la falta de programas de selección y cruzamiento.

La matanza total de ganado en Nicaragua presentó un notable crecimiento entre 2009 y 2011, al pasar de 664,000 cabezas a 914,000, pero el peso promedio de cada res fue de 369.8 kilogramos.