Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Una oportunidad para reflexionar sobre Centroamérica
El próximo 30 de septiembre se presentará en Nicaragua el Informe Estado de la Región 2008, el cual revela, desde una visión integral, los grandes desafíos que la sociedad centroamericana enfrenta para cumplir con los derechos de todos los ciudadanos, y para lograr una inserción ventajosa en la economía internacional.

Entre esos desafíos destacan algunos relacionados con la generación de empleos dignos, la mejora de los niveles de educación y salud de todos los habitantes, así como la lucha contra la corrupción y el fortalecimiento de la democracia. El Icefi ha participado en este Informe elaborando un estudio, que ha sido utilizado como insumo, y en el cual se advierten tres elementos muy importantes que están presentes, con diferente intensidad, en la política fiscal de todos los países.

Primero, los bajos ingresos tributarios minan la capacidad actual de los Estados para respetar, promover y proteger los derechos de todos los ciudadanos. Segundo, la mayor parte de la carga tributaria está siendo financiada por los niveles socioeconómicos intermedios o bajos, a través de impuestos indirectos, mientras que los impuestos directos son cobrados de manera desigual, pues aún persiste una serie de exenciones y exoneraciones tributarias para sectores considerados “estratégicos”, pero simplemente favorecidos bajo la errónea idea de que los privilegios fiscales, por sí solos, son un buen instrumento para aumentar la inversión nacional y extranjera.

Tercero, el gasto público social ejecutado en los últimos años muestra una tendencia al aumento, aunque el mismo continúa siendo insuficiente, pues debe adaptarse permanentemente a necesidades sociales emergentes sin que antes se hayan satisfecho las ya existentes.

El Informe Estado de la Región 2008 debe aprovecharse como un aporte técnico para el diálogo social y político, que permite comprender que avanzar hacia la senda del desarrollo humano sostenible de Centroamérica requiere tanto de la existencia de elecciones transparentes, libertad de expresión y rendición de cuentas, como también de la protección del patrimonio natural y la erradicación de la ignorancia, la insalubridad, la discriminación y la miseria en la que aún vive, en pleno siglo XXI, un amplio conjunto de centroamericanos.