•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

En los próximos años, China cambiará su modelo de desarrollo, una oportunidad que América Latina puede aprovechar para equilibrar su intercambio comercial y aumentar sus exportaciones hacia este país de productos con mayor valor añadido, más allá de las materias primas, según los expertos.

Tras la ralentización en su crecimiento después de años de fuertes alzas en su PIB, China se verá obligada a adoptar cambios en su modelo de desarrollo, hasta ahora centrado en las exportaciones.

Estos cambios afectarán al comercio, la inversión en el extranjero y el mercado interno, advierte el investigador del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Academia de Ciencias Sociales de China, CASS, Zhang Fan.

A su juicio, “Latinoamérica debe aprovechar esta oportunidad para equilibrar su intercambio comercial e inversiones”.

El director del programa sobre el Mundo en Vías de Desarrollo del Centro para las Políticas Globales Carnegie-Tsinghua, Matt Ferchen, se muestra de acuerdo en que se aproxima un cambio en la estrategia

de crecimiento económico chino, que de ser un país exportador y de inversión estatal pasará a impulsar más el consumo interno.

“El riesgo más obvio para América Latina es que debido a que la economía china se aleja de un fuerte desarrollo industrial estatal, decaiga la demanda de materia prima, como hierro y cobre”, explicó Ferchen.

Pero si China pasa a primar el consumo interno, podría crear oportunidades para que las firmas latinoamericanas exporten productos de mayor valor añadido y expandan sus inversiones en China, consideró.

En 2011, el comercio entre China y América Latina fue de US$241,000 millones. En el mismo año, el país asiático efectuó inversiones no financieras por US$10,100 millones en la región, lo que la convirtió en el segundo mayor destino de las inversiones extranjeras directas de la República Popular.

China es el tercer socio comercial de Latinoamérica --y primer socio comercial de Brasil, Chile y Perú-- y la tercera fuente de inversiones de la región, de acuerdo a fuentes oficiales chinas.

“En 2025 China aumentará su consumo en tres veces más”, subrayó en aquella ocasión la presidenta del CNA, Katia Abreu.