•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Dos nuevas variedades de arroz, la Inta L8 que produce desde 110 hasta 115 quintales por manzana y el Inta L9 de 110 a 120 quintales por manzana, con calidad industrial para la primera de 80/20 y 85/15 para la segunda, fueron presentadas por el Centro de Investigación para el Arroz, de la Misión Técnica de Taiwán y el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria, INTA.

Noventa productores de este rubro de diferentes departamentos del país que participaron en la presentación de las nuevas variedades, recorrieron los plantíos con el fin de conocer sobre su manejo agronómico que pondrán en práctica en sus parcelas.

Durante el encuentro se difundió entre los productores y profesionales de las ciencias agrícolas, los beneficios que aportarán a la producción de arroz las dos nuevas variedades denominadas, y a la vez demostrar a los pequeños productores la importancia de la tecnología de trasplante de arroz en la producción de semilla de la categoría registrada, como una forma de reducir los costos de producción.

El ingeniero Francisco Wang, jefe de la Misión Técnica de Taiwán, explicó que estas variedades son producto del esfuerzo armónico y coordinado del Centro Internacional de Agricultura Tropical, CIAT, el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria, INTA, y la Misión Técnica de Taiwán, MTT, y su producto, las variedades están diseñadas para producir bajo los sistemas de secano favorecido y riego.

Según los técnicos, no se recomienda la siembra de estas variedades en zonas donde las lluvias se retiran temprano, para de esta forma evitar que el llenado del grano esté sometido a la escasez de agua, ocasionando una afectación severa de baja productividad.

Sobre la técnica de trasplante de arroz, se dio a conocer el manejo que requiere esta tecnología, así como también las ventajas que ofrece para que los agricultores puedan hacer un control eficiente, tanto en arrocillo como también de las diferentes malezas existentes en su finca.

Otra ventaja transversal que ofrece es la reducción singular en los costos de producción.