• Berlín, Alemania |
  • |
  • |
  • AFP

Los diputados alemanes aprobaron este viernes por amplia mayoría las medidas adoptadas por la zona euro a principios de semana para salvar a Grecia de la bancarrota.

En total, 473 diputados del Bundestag, Cámara baja del Parlamento, votaron a favor de esta ayuda, 100 en contra y 11 se abstuvieron.

Se trata de una mayoría sin sorpresas ya que los partidos de la oposición -socialdemócratas del SPD y los Verdes - habían anunciado antes de la sesión que votarían a favor, junto con la coalición gubernamental de la canciller Angela Merkel (CDU, CSU y FDP).

Las medidas aprobadas permitirán entre otros desbloquear la entrega de un tramo de ayuda de 43,700 millones de euros a Atenas.

"El SPD decidió votar a favor de esta ayuda, no lo hace para apoyar al gobierno federal, lo hace para asumir su responsabilidad europea, en la continuidad de las posiciones que ha tomado hasta ahora", había declarado Peer Steinbrück, candidato SPD a la jefatura del gobierno y principal rival de Merkel en las elecciones legislativas previstas a finales de 2013.

"Formamos parte de aquellos que dijeron muy pronto que una bancarrota de Grecia podría crear un efecto dominó con consecuencias incalculables", añadió.

En su presentación del contenido del programa de ayuda, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, insistió en la necesidad de mantener la ayuda a Grecia, en el interés del país, de Europa, y también de la propia Alemania.

"Nadie aprovecha tanto la zona euro como los alemanes, económicamente y políticamente", insistió el ministro. "Cuando invertimos por el futuro de Europa, cuando trabajamos por una Europa fuerte, invertimos en nuestro propio futuro", añadió.
"El conjunto de los observadores internacionales están de acuerdo en decir que el nuevo gobierno griego se ha comprometido claramente para poner en marcha las reformas acordadas y que se han realizado muchos avances", subrayó también Schäuble.

"Sin nuestro apoyo, no es solo del futuro de Grecia el que está en peligro, sino también el futuro de la zona euro en su conjunto", declaró, y añadió: "en el fondo, decidimos hoy mantener o interrumpir el programa de ayuda a Grecia, es decir no pagar este tramo con todas las consecuencias que esto puede tener no solo para Grecia, sino también para Europa y mucho más allá".

En su discurso, el brazo derecho de Merkel insistió sin embargo en el hecho de que el camino era todavía largo y que Grecia debía seguir con sus esfuerzos.