Alma Vidaurre Arias
  • Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Representantes de las urbanizadoras y del Gobierno reactivarán este mes una comisión bilateral para impulsar, el próximo año, la construcción y venta de más viviendas de interés social, y una de las propuestas del sector privado será que ese tipo de casas tenga un valor de hasta US$30,000, y no de US$20,000, como en la actualidad, informaron ayer varias fuentes.

En la comisión se trabajarán “los ajustes que necesita el plan en términos de tramitología, financiamiento, crédito, ampliación del plan (…) y cómo podemos resolver los problemas que hoy están siendo un obstáculo”, dijo el vicepresidente de la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua, Cadur, Alfonso Silva.

La Ley Especial 677, para el Fomento de la Construcción de Vivienda y de Acceso a la Vivienda de Interés Social, aprobada en 2009, impulsó la construcción y venta de casas de interés social con una serie de beneficios fiscales y a un valor máximo de US$20,000 por vivienda.

La semana pasada, la Asamblea Nacional aprobó una reforma a esa ley, para ampliar los beneficios en la compra de esas viviendas, aunque el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri, sostuvo que esas normas son insuficientes.

Precisó que de las 3,950 casas vendidas este año por las empresas adscritas a Cadur, solo 474 son de interés social.

“Este es un elemento que nosotros estaremos llevando a la reunión con la comisión de Gobierno el próximo miércoles para poder abordar cómo impulsar el tema de la vivienda de interés social, cómo ajustar este tema a los nuevos costos y las nuevas realidades que están dándose en el país”, explicó Aguerri.

Silva, por su parte, no descartó plantear en la reunión con el Gobierno la necesidad de elevar de US$20,000 a US$30,000 el techo del costo de una vivienda de interés social, lo que aumentaría las ventas, según dijo.

“Eso ha estado siempre presente, pero no solo a la luz de subir el precio, sino de buscar alianzas público-privadas, le hemos dicho al Gobierno que si no pretende subir el costo, que pongan tierras con infraestructura y nosotros construimos las casas a menor precio, y nosotros dejamos las casas con un precio menor de US$ 20,000”, propuso Silva.

Atrasos

Alfonso Silva, Vicepresidente de la Cámara de Urbanizadores, Cadur, criticó que la Dirección General de Ingresos, DGI, exige a los desarrolladores gestionar casa por casa la exención del pago anticipado del 1% de Impuesto sobre la Renta, IR, lo que genera retrasos.

Añadió que algunas alcaldías mantienen el cobro del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, IBI, sobre terrenos baldíos en los que todavía no se desarrolla ningún proyecto habitacional.