• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • EFE

La inversión directa con destino a los países en desarrollo bajó ligeramente en 2012, mientras que la inversión desde países en desarrollo se incrementó un 11%, informó hoy la Agencia Multilateral de Garantías del Banco Mundial, MIGA, organismo perteneciente al Banco Mundial.

Se espera que en 2012 los flujos de inversión directa a las regiones en desarrollo sean de 600,000 millones de dólares, ligeramente por debajo de los 640,000 millones de 2011, como consecuencia de la ralentización de las economías avanzadas y la crisis en la zona del euro.

Sin embargo, la inversión desde países en desarrollo aumentó un 11%, hasta alcanzar un récord de 237,000 millones de dólares, y una cuarta parte de ese monto tuvo como destino otros países en desarrollo, inversión también conocida como "Sur-Sur", según recoge el informe del MIGA.

La mayor parte de estas inversiones procedió de los llamados Brics: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, con China a la cabeza, aunque países de ingresos medios como México, Colombia, Indonesia o Tailandia también vieron incrementar notablemente sus inversiones directas en el extranjero.

Por contra, todas las regiones en desarrollo muestran un estancamiento o caída ligera en la recepción de Inversión Extranjera Directa, IED, excepto Latinoamérica, que registró una leve subida hasta ubicarse en torno a 160,000 millones de dólares.

Para 2013, se espera que la recuperación económica global permita una mejora de la inversión directa, hasta 700,000 millones de dólares, a los países en desarrollo.

El vicepresidente ejecutivo de MIGA, Izumi Kobayashi, destacó en nota de prensa que "la inversión extranjera directa se ha mantenido como un significativo motor de crecimiento pese a que el panorama económico global aparece debilitado".