elnuevodiario.com.ni
  • El Cairo, Egipto |
  • |
  • |
  • EFE

La polarización política que vive Egipto y los disturbios de los últimos días han llevado a la bolsa de valores de Egipto a desinflarse con fuerza hasta unos niveles que, no obstante, los economistas confían pronto en dejar atrás.

El principal índice bursátil del país, el EGX30, volvió hoy a arrastrar pérdidas y cerró la jornada con una bajada del 4.96%, hasta los 4,838.51 puntos.

De esta forma, el parqué acumula una caída de un 11% desde que el presidente egipcio, Mohamed Mursi, blindara el pasado 22 de noviembre sus poderes ante la justicia hasta la entrada en vigor de la nueva Carta Magna, gracias a un polémico decreto.

Esta decisión y la posterior de celebrar un referéndum constitucional el próximo 15 de diciembre han causado un terremoto político en Egipto, donde los no islamistas han boicoteado la Asamblea Constituyente y salido a las calles, mientras parte de los jueces están en huelga y se niegan a supervisar el plebiscito.

Con ese telón de fondo, el mercado de valores se ha visto arrastrado a un escenario incierto, en el que los inversores han castigado especialmente a las empresas relacionadas con el turismo y el negocio inmobiliario, explicó a Efe Magdi Sobhi, investigador del Centro de Estudios Políticos y Estratégicos Al Ahram.

Según Sobhi, la situación actual no invita a los extranjeros a visitar Egipto, que ve cómo uno de sus sectores más importantes sigue incapaz de levantar cabeza desde la revolución que desbancó del poder a Hosni Mubarak en febrero de 2011.

"La bolsa subirá dentro de algún tiempo, cuando se sepa qué pasará con el referéndum y llegue la calma", aseguró el experto, que no descartó futuras protestas, no ya vinculadas al proceso político, sino a los cambios económicos que se avecinan.