•  |
  •  |
  • END

El Estado de Nicaragua tendrá que hacer intervenciones racionales en la economía para fortalecer el mercado interno y adoptar medidas de protección social para los nicaragüenses frente a los grandes shocks económicos como el que ha sacudido el mercado mundial.

El planteamiento es realizado por el doctor en economía Róger Cerda, quien, al examinar los enormes problemas que han sacudido a las principales bolsas del mundo, explicó que los Estados de las principales economías mundiales han intervenido para reducir los nefastos efectos de estas tormentas económicas.

El doctor Cerda manifestó a EL NUEVO DIARIO que el capitalismo está cambiando de naturaleza, está empezando a intervenir abiertamente en la economía, rescatando empresas, ahora a un nivel bastante mayor, como el caso de la gigante aseguradora American Internacional Group (AIG).

De hecho la AIG resultó estatizada en un 80 por ciento de sus acciones, después que la Reserva Federal de Estados Unidos le entregó 85 mil millones de dólares a cambio del 80 por ciento de las acciones de la entidad, y anteriormente ya había intervenido otras dos instituciones financieras.

“De hecho no hay tal libre mercado, no hay tal dejar hacer, dejar pasar, el Estado tendrá que intervenir, el Estado debe tener intervenciones racionales”, explica el economista, quien además es experto en asuntos petroleros, señalando que hace 11 años, la crisis asiática repercutió en parte importante del mundo desarrollado.

La crisis financiera asiática se apoderó de Asia el dos de julio de 1997 y provocó la devaluación de la moneda tailandesa. Por efecto dominó, le sucedieron numerosas devaluaciones monetarias en Malasia, Indonesia y Filipinas, lo que repercutió también en Taiwan, Hong Kong y Corea del Sur.

Lo que parecía ser una crisis regional se convirtió con el tiempo en la “primera gran crisis de la globalización”, cuyo efecto más inmediato, sólo durante las primeras semanas, fue que un millón de tailandeses y 21 millones de indonesios pasaron a engrosar las filas de los oficialmente pobres.


Petróleo también se hundió con la crisis asiática
De acuerdo con el doctor Cerda, los efectos más fuertes de la crisis asiática sucedieron en 1998, cuando el petróleo a nivel internacional cayó a ocho dólares por barril y actualmente, tras elevarse el crudo hasta casi 150 dólares, ha caído a menos de 100 en los últimos meses.

El economista señala que ahora la economía está mucho más integrada, el sistema ha construido más mecanismos de defensa que los que había en ese momento, pero ahora el impacto es superior y vamos a observar un crecimiento cada vez menos de la economía mundial, y probablemente el año que viene el mundo asistirá a una nueva recesión, lo cual hundiría el precio del petróleo nuevamente.


Cualquier escenario nos afecta
Cerda explica que para las economías pequeñas, como la de Nicaragua, es difícil que cualquier escenario nos favorezca, porque si la economía está muy caliente el petróleo sube a los 150 dólares por barril, pero si la economía entra en recesión y cae el precio del petróleo, cae porque cae la demanda, también se caen los requerimientos por las exportaciones de materias primas.

Recuerda el economista que hace dos años dijo que lo único que podía hacer bajar el precio del petróleo era una recesión mundial, pero al caer la demanda de petróleo y bajar las compras de los productos de Nicaragua, como carne, lácteos, café y azúcar, también se caen los ingresos de la nación.

Para el doctor en economía, el problema no es que baje de precio el petróleo o los bienes intermedios, sino que baja la demanda si nadie compra. “Para qué vamos a producir más si no se va a vender, hay que ver concienzudamente qué pasará con nuestra posición exportadora”, añadió.

Por otra parte, en cuanto a la cooperación, dijo que Nicaragua tendrá más competencia de más países con los mismos requerimientos, por lo cual la nación tiene que hacer programas económicos y sociales bastante buenos y viables, que protejan a los sectores más vulnerables.