•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Muchas veces el personal desarrolla “anticuerpos”, o se muestran reacios a participar en las reuniones de Seguridad, sean estas de comité, o bien, de Comisión Mixta.

Esto incide negativamente en los resultados obtenidos y en el desencantamiento general hacia este tópico fundamental. ¿Cuáles son las causas verdaderas y qué se puede hacer para darle productividad a estas reuniones?

Según el National Safety Council, la institución más prestigiada en el área de Seguridad Operacional a nivel mundial, existen algunas características de las reuniones de baja productividad, a saber, un 83% se desvía del tema a tratar; 77% tienen poca preparación; 74% bajísima efectividad; 68% nadie quiere escuchar nada; 62% tienen una alta verbosidad de algunos participantes, es decir, cantinfleo –-hablar sin parar, sin decir nada--; 60% son muy largas; 51% tienen una falta de participación de las personas claves.

Uno de los vicios más grandes de hoy día, es dejar entrar a las personas con sus celulares, ya que eso provoca que estén haciendo cualquier cosa menos participando en la reunión; más grave aún, cuando quienes tienen mayor jerarquía dan ese pésimo ejemplo, lo que provoca un sentimiento de libertinaje y de desprecio al tema.

¿Qué es lo que busca la gente en una reunión de Seguridad efectiva? Según la misma fuente, un 66% manifiesta definir el propósito y la agenda de la reunión; el 88% espera que se le permita a todos los participantes dar su opinión; 62% discutir cada punto de la agenda; 59% darle seguimiento a los puntos; 47% documentar la discusión; 46% que participe solamente personal esencial, y el 36% manifiesta que la agenda tenga tiempos específicos para cada tópico, y que no sean irrespetados.

Debe asignarse a una persona que sea quien controle el tiempo para dotar de agilidad y secuencia. Administrar una reunión de seguridad tal vez al principio sea un procedimiento un poco autoritario, pero debe estar claro que el efectivo control del flujo determinará la calidad de los resultados.

No permita que una pobre administración de la reunión provoque rendimientos que desmotiven al grupo.

Si usted es el encargado de la reunión, sea firme en mantener la disciplina, aún con las personas que puedan tener mayor jerarquía que la suya, ya que de lo contrario, abrirá las puertas a la anarquía, al desorden y a su propio irrespeto.

Uno de los controles efectivos es no dejar que la gente se desvíe del tópico siendo discutido, no tolere hacer digresiones o entrelazar temas, ni hacer “editoriales”. Si un tópico no relacionado es importante, puede mandarlo al “parqueo” para la próxima reunión.

Asegúrese que las notas tomadas sean exactas para que el acta sea distribuida rápidamente. Reunión de Seguridad sin acta es como un vehículo sin llantas, no llegará a ningún lado.

Asigne a una persona responsable para cada acción, con una fecha establecida que rete la zona de comodidad, de lo contrario se enfrentará con frecuentes reprogramaciones, entre otros efectos negativos, que demeritarán su reputación como conductor/a de estas sesiones.

 

Comentarios, sugerencias, suscripciones a

noalosaccidentes@gmail.com