• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El avistamiento de ballenas, el senderismo, el surfing, el agroturismo y el escalamiento de montañas son algunas de las actividades que ofrece el turismo alternativo en Nicaragua, con el que se espera atraer a más visitantes del exterior en 2013.

Esa oferta alternativa, sin embargo, todavía no está muy desarrollada, señaló la expresidenta de la Cámara de Turismo de Nicaragua, Canatur, Lucy Valenti.

“El turismo alternativo es otra forma de hacerlo. Es un mercado que va en crecimiento, pero tradicionalmente el de sol y playa sigue siendo el principal. Nicaragua tiene una oportunidad para desarrollar este tipo de productos”, manifestó.

Las autoridades proyectaron para 2012 recibir a casi 1,2 millones de turistas, los que dejarían ingresos por US$400 millones.

El senderismo

En Villa El Carmen, a solo 45 minutos de Managua, está la Reserva Silvestre Quelantaro. En un radio de 70 hectáreas los turistas tienen la oportunidad de hacer turismo solidario o voluntario, senderismo, observación de aves y avistamiento de tortugas marinas, dijo la propietaria del negocio, Ofelia Gaitán Palacios.

El turismo alternativo, según Gaitán Palacios, genera una oferta más diversificada porque son negocios inclusivos que favorecen un mayor engranaje de ofertas en las zonas de potencial desarrollo.

El segmento de clientes que llegan a esta reserva va en crecimiento, enfatizó Gaitán Palacios. Cada turista puede gastar en promedio entre US$20 y US$100 por día, dijo.

“Cada vez el turista se vuelve más exigente, y está demandando ofertas más diversificadas y diferentes a las convencionales de sol y playa”, añadió.

Pesca y cacería de alto nivel adquisitivo

Las expediciones de pesca y cacería especializada constituyen otra forma de hacer turismo alternativo. Munditur Tours es la agencia encargada de ofrecer ese tipo de actividades y, según Adán Gaitán, propietario del negocio, los turistas tienen la oportunidad de pescar especies como el sábalo real, róbalo y gaspar, con un peso de hasta 16 libras en zonas como Río San Juan, Laguna de Perlas y Ometepe.

Gaitán manifestó que el turista puede gastar entre US$1,000 y US$3,000 en una semana de pesca, lo que no incluye hospedaje, alimentación y transporte. El alquiler de un yate puede costar entre US$1,500 y US$3,000, con seis personas a bordo.

La cacería deportiva se realiza principalmente en los campos donde se siembran arroz y sorgo. El gasto puede ser de US$100 al día, explicó Gaitán. Esta tour operadora además ofrece giras a caballo en Masaya y Catarina, y visitas a las comunidades indígenas en la zona de Laguna de Perlas en el Caribe Sur.

Avistamiento de ballenas

En Nicaragua también cobra fuerza el turismo de avistamiento de cetáceos, que se desarrolla al aire libre y en el hábitat natural de los animales, sobre todo en San Juan del Sur y sus playas aledañas, como Gigante y El Remanzo, señaló la coordinadora de campañas del Comité Ballena Azul, Yanina Luna Castellón.

Esta actividad se realiza a bordo de embarcaciones y los turistas tienen la oportunidad de apreciar algunos rasgos del comportamiento de estos animales que llegan a las cálidas aguas del Pacífico cada año para apareamiento, alumbramiento y crianza.

“En Nicaragua tenemos el privilegio de recibirlas dos veces al año, entre julio y marzo de cada año a las ballenas que llegan desde las aguas del Ártico, donde pasan gran parte del tiempo alimentándose para emprender el viaje migratorio más largo de todas las especies”, precisó Luna Castellón.

Crece interés

Sin embargo, las temporadas más altas --agregó-- son entre julio y octubre; posteriormente, entre diciembre y marzo. La actividad tiene un costo de US$25 por persona en grupos abiertos y si la persona desea rentar la embarcación a la Cooperativa de Pescadores Arrecife, para un viaje privado, lo puede hacer por el costo de US$250.

La actividad, según la coordinadora de campaña del comité, crece rápidamente desde 2009, cuando recibían 200 turistas al año. “Ahora recibimos a más de 500 personas por temporada; es decir, alrededor de unas mil personas al año”, añadió.

Nuevas ofertas

La expresidenta de Canatur, Lucy Valenti, señaló que el país en este momento trata de desarrollar nuevas ofertas y productos turísticos. “Río San Juan se presta para ofrecer el turismo alternativo vinculado al tema de naturaleza y la pesca, por ejemplo”, comentó.

Faltan condiciones

Para un buen servicio el turismo alternativo necesita mejorar en algunos aspectos, señaló Ofelia Gaitán Palacios, de la Reserva Natural Quelantaro, pues considera que la mayor dificultad que enfrenta el turismo alternativo en este momento son las condiciones de infraestructura y servicios básicos a nivel general en las zonas rurales.

“Los caminos condicionan el acceso a estos sitios a la época de verano, asimismo, la falta de bancos o cajeros automáticos, líneas de autobuses en buenas condiciones, señalizaciones turísticas, insalubridad, entre otros”, dijo.

Para promocionar este tipo de actividades --agregó Lucy Valenti-- las tour operadoras deben pensar en hacer ofertas combinadas, es decir ofrecer el turismo de sol y playa con actividades de ecoturismo, por ejemplo, para captar mercados más grandes.

“Todavía estamos en el proceso de desarrollar la oferta, nos hace falta mucho trabajo para decir realmente que tenemos una diversidad grande de productos de este tipo. Tenemos que trabajar en crear nuevas ofertas”, añadió Valenti.