• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El crédito otorgado por el Sistema Financiero Nacional, SFN, sumaba C$61,391.01 millones hasta septiembre pasado, lo que representa un crecimiento del 32.3% respecto al mismo período de 2011, de acuerdo con un informe del Banco Central de Nicaragua, BCN.

El más reciente informe monetario y financiero de la entidad detalló que hasta la fecha la entrega neta de crédito continuaba siendo uno de los principales usos de recursos para el SFN.

La dinámica del crédito, añadió el BCN, se ha traducido en una entrega neta acumulada de C$5,225.4 millones hasta el mes de septiembre.

El sector comercial es el que más uso ha hecho de los préstamos del SFN. Cifras oficiales demuestran que ese sector absorbió hasta septiembre el 35.1% del crédito total y es seguido por los préstamos personales e industriales, con el 14.6% cada uno, y el sector hipotecario, con el 13.5%.

Algunos economistas sostienen que el aumento de los recursos del SFN obedece al crecimiento económico del país, que para 2012 sería del 4.2% y, si las proyecciones del Gobierno se confirman, podría incluso llegar hasta el 4.5%.

Según las estadísticas financieras del mes de septiembre emitidas por el BCN, el crecimiento interanual de los activos del sistema reporta un crecimiento del 8.7%, la cartera de crédito aumentó el 32.3%, los pasivos se han incrementado en 7.9% y el patrimonio del sector subió 16.5%.

Los activos y el patrimonio

Por otro lado, los activos del SFN ascendían hasta septiembre a C$112,823.43 millones, mientras que los pasivos acumularon C$101,297.31 millones.

Por otra parte, el patrimonio del sector pasó de C$9,887.1 millones en septiembre 2011 a C$11,526.12 millones en el mismo periodo de este año.

Los depósitos totales del sistema, por su parte, ascendieron a C$88,433.40 millones, de los cuales el 73.45% corresponden a depósitos en dólares.

Cabe destacar que las captaciones por parte de los clientes particulares, según el informe del BCN, continúa impulsando el crecimiento del total de los depósitos, especialmente de los depósitos a plazo.

Estabilidad económica y financiera

El presidente del BCN, Alberto Guevara, ha manifestado en reiteradas ocasiones este año que en el país hay tranquilidad y estabilidad económica y financiera, lo que ha dado solidez al sistema financiero.

En ese momento el funcionario gubernamental resaltó los buenos resultados de una evaluación que a mediados de año realizó la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras, Siboif. El Nuevo Diario buscó nuevas reacciones del funcionario, pero no estuvo disponible.

Por su parte, el gerente general de Banco Lafise Bancentro, Carlos Briceño, indicó recientemente que el año 2012 ha sido muy positivo para el sistema financiero en su totalidad.

“Ha sido muy positivo por el incremento en cartera y en la demanda de productos y servicios financieros, derivado de una mayor actividad económica”, explicó Briceño.

Y es que hasta septiembre, el banco Lafise Bancentro —según cifras del BCN— totalizaba C$14,543.70 millones en su cartera de crédito, de los cuales el 39.4% correspondió a créditos otorgados al sector comercial, el 15.1% al sector agrícola y un 14.6% se ha destinado al sector agropecuario.

“El crédito empezó a crecer en términos nominales desde diciembre de 2010 y hasta septiembre de este año el crecimiento era del 32%”, destaca el último informe sobre la coyuntura económica de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides.

La cartera de crédito del Banpro, por ejemplo, totaliza C$16,431.49 millones, sobresaliendo el sector comercial con el 36.6% del total de los préstamos y el sector industrial con el 20.4%.

Algunos sectores han anunciado que debido al incremento en los desembolsos del crédito, la liquidez de los bancos se ha reducido, factor que podría causar futuros aumentos en las tasas de interés.

Reservas sólidas

Al 23 de noviembre de 2012, las Reservas Internacionales Netas Ajustadas de Nicaragua ascendían a US$1,634 millones, con una cobertura que excede el 100% de la base monetaria y el 50% de los depósitos bancarios.