•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió ayer que habrá “consecuencias catastróficas” para la economía global si el Congreso no eleva a tiempo el techo de la deuda, y aseguró que no hará concesiones en esa batalla.

En su mensaje radiofónico semanal, Obama se refirió al gran reto que encara el Congreso estadounidense una vez sorteado el “precipicio fiscal”: el del límite de la deuda autorizada por el Congreso, que se encontraba en 16,39 billones de dólares y que ya se superó el lunes pasado.

El Congreso tiene ahora alrededor de dos meses para aumentar de nuevo el umbral y evitar que el país se declare en suspensión de pagos, y los republicanos buscan condicionar cualquier acuerdo a nuevos recortes en el gasto público, algo que la Casa Blanca rechaza.

No habrá concesiones

“Algo en lo que yo no estoy dispuesto a hacer concesiones es en si el Congreso debe pagar o no lo adeudado en una cuenta que ellos mismos han acumulado”, señaló Obama.

“Si el Congreso se niega a otorgarle a Estados Unidos la capacidad de pagar sus cuentas a tiempo, las consecuencias para toda la economía global podrían ser catastróficas”, advirtió.

El mandatario recordó que “la última vez que el Congreso amenazó con tomar esa línea de conducta” durante las negociaciones de mediados de 2011, “toda nuestra economía sufrió por ello”.

No repetir lo de 2011

La Casa Blanca busca evitar que se repitan los enconados debates en el Legislativo del verano de 2011, que condujeron a la pérdida de la triple A en la calificación de la deuda estadounidense por primera vez en la historia.

Esa disputa se resolvió finalmente con una nueva subida del endeudamiento, aunque el Congreso postergó la solución más amplia al problema de la deuda y del déficit fiscal hasta después de la elección presidencial de noviembre de 2012.

Obama ha procurado separar las disputas en torno al presupuesto deficitario de EU., y las que rodean al techo del endeudamiento nacional, pero los republicanos insisten en vincularlas.

Sopesan acuñar moneda

Washington / EFE

La acuñación de una sola moneda de platino, por un billón de dólares, podría permitir al Gobierno de Estados Unidos conseguir un aumento del techo de endeudamiento, sin pasar por el Congreso, una triquiñuela inédita pero que cada vez más expertos en este país consideran viable.

El último en dar credibilidad a esta curiosa alternativa, para evitar la amenaza de la suspensión de pagos, fue esta semana Jerrold Nadler, congresista demócrata, para quien la idea “suena estúpida, pero es absolutamente legal”.

“Cuando te chantajean con destruir la economía nacional, tienes que considerar alternativas”, indicó el congresista, en referencia a la amenaza de la oposición republicana de no autorizar el aumento del techo de endeudamiento.