Ricardo Guerrero
  •  |
  •  |

El próximo jueves será instalada oficialmente la mesa de negociación del salario mínimo, en la que el Gobierno, empleadores y los sindicatos fijarán un reajuste salarial para el primer semestre de 2013, y no se descarta que también para el segundo semestre.

La mesa negociadora del salario mínimo será instalada por la nueva Ministra del Trabajo, Alba Luz Torres, junto a los delegados de los empresarios y sindicalistas.

“Los sindicatos de trabajadores consensuamos llevar una propuesta del 18% de incremento al salario mínimo, y lo que vamos a buscar es el consenso con la empresa privada y el Gobierno”, afirmó ayer el dirigente sindical José Luis Barbosa.

“Nosotros esperamos que el nuevo salario sea definido en el menor tiempo posible, y en base a la realidad económica del país y las representaciones de los sindicatos aspiramos a que a más tardar en la tercera reunión aprobemos el nuevo salario”, explicó Barbosa.

Por su parte Gustavo Porras, diputado y coordinador nacional del Frente Nacional de los Trabajadores, FNT, aseguró que el nuevo salario mínimo debe tomar en cuenta elementos como el comportamiento de la inflación y el crecimiento económico.

“Cualquier negociación tendrá que garantizar la tendencia de un crecimiento económico sostenible para atacar la pobreza”, agregó.

 

El más alto

El salario mínimo más alto en Nicaragua es el del sector construcción, que es de C$5,161.2

 

Los salarios vigentes

El año pasado se estableció un incremento anual del 13% para el sector agrícola, 10% para las Pequeñas y Medianas Empresas, Pymes, 9% para las zonas francas, y 12.5% para los otros sectores económicos.

Según lo acordado, el 6.5% de ese incremento se aplicó en el primer semestre y lo restante en la segunda mitad del año.

El salario mínimo vigente en Nicaragua ronda los C$2,273.8 para el sector agropecuario, C$3,506 para el sector pesca; C$4,141 el sector minas y canteras, y C$3,101 para la industria manufacturera.

El nuevo salario mínimo tiene que ser fijado por al menos dos de los tres sectores involucrados en un máximo de cinco rondas de conversaciones, en presencia del titular del Ministerio del Trabajo. De no haber acuerdo, el Gobierno decidirá si se aumenta o no y en qué porcentaje.