•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente estadounidense Barack Obama advirtió, el lunes, el riesgo de una nueva crisis económica, y dijo que los mercados bursátiles globales “se descontrolarán” a menos que los republicanos en el Congreso acuerden con su Partido Demócrata elevar el tope de endeudamiento del país.

“Pensar incluso en la idea de que esto ocurra, de que Estados Unidos no pague sus cuentas, es irresponsable, es absurdo”, dijo Obama en una conferencia de prensa que marcó el final de su primer mandato en la Casa Blanca.

“No somos una nación de malos pagadores”, dijo el mandatario. “Aunque tengo la voluntad de (alcanzar) compromisos y encontrar entendimientos sobre cómo reducir nuestros déficits, Estados Unidos no puede permitirse otro debate con este Congreso sobre si debe o no pagar las cuentas que ya generó”, enfatizó el mandatario.

Estados Unidos llegará a su actual tope de endeudamiento a fines de febrero, y la discusión se anuncia dura con los republicanos que controlan la Cámara de Representantes, clave en temas de presupuesto.

Algunos de ellos han pedido que cualquier aumento del límite de deuda tenga como contrapartida recortes de impuestos equivalentes.

“Pueden actuar responsablemente y pagar las cuentas de Estados Unidos, o pueden actuar irresponsablemente y hacer atravesar a Estados Unidos otra crisis económica”, añadió el mandatario.

Sería la segunda vez en dos años que un debate de este tipo se produce en Estados Unidos, que en 2011 estuvo al borde del default y perdió por ello la nota máxima para su deuda soberana de parte de la calificadora Standard & Poor’s.

Desde el 31 de diciembre, el Estado federal estadounidense funciona justo por debajo del límite legal para contraer deudas, ubicado en US$16,3 billones, gracias a medidas excepcionales que permitieron al sistema político ganar un tiempo que se agotará a fines de febrero.