•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los males que sufre la caficultura en Nicaragua golpearán con más fuerza a los pequeños productores, aunque el impacto será nacional: podrían perderse hasta 500,000 quintales de los dos millones de quintales de café que se proyectan producir en el ciclo 2012–2013, declaró el presidente de la Asociación de Exportadores de Café de Nicaragua, Excan, José Ángel Buitrago.

Añadió que para este año el precio promedio del quintal del grano será de US$147, muy por debajo de los US$300 en que se cotizó el año pasado el quintal del grano exportado.

 

¿En cuánto prevé los volúmenes de exportación para esta cosecha 2012–2013?

Calculo que puede ser menor a los dos millones de quintales de café, y si la comparamos con la cosecha anterior, estimo que habrá reducción de unos 500,000 quintales, aproximadamente.

 

¿Y para este año cree que el café en Nicaragua mantenga ese primer lugar en las exportaciones, o considera será desplazado?

Creo que será desplazado, posiblemente el oro resurgirá. Aunque hay otros rubros de exportación que tienen la combinación de precio y volumen, en este caso nosotros tenemos el precio abajo; por otro lado, el volumen también no será tan bueno por las afectaciones de la roya y la antracnosis.

 

¿Qué capacidad de respuesta tienen los caficultores nicaragüenses ante las variaciones de precios que se han venido presentando en el mercado internacional del café?

Aquí el pequeño productor es el que está más desarmado, porque el gran productor hace previsiones y se aprovisiona. Así que, donde más impactará la baja de precios será en el pequeño productor. Y no solo por eso, sino por la incidencia de la roya que pega más fuerte en el pequeño productor.

 

¿Existen aspectos positivos que tengan influencia en el mercado del café este año?

No veo muchos factores positivos. Creo que todo este año será una época muy difícil. En términos de clima, por ejemplo, estamos viviendo un cambio climático, recalentamiento global que afecta la producción, precios bajos, el costo de los insumos va para arriba.

El único factor favorable que veo es que el costo de la mano obra no se ha elevado, se mantiene estable en términos de precios.

 

¿Seguirán los precios en el mercado internacional mostrando una tendencia a la baja en el 2013?

La tendencia de los precios internacionales se consolidará por lo menos durante este año en los precios que tenemos actualmente, y que rondan los US$147 por quintal oro exportado. El año pasado se logró un precio de US$300 por quintal exportado.

 

¿Qué le hace pensar que tendremos este panorama?

Bueno, son varios factores, uno de ellos es que los niveles de inventarios que hay ahorita en el mercado internacional son altos.

Hay acumulación de café que ha permitido que los tostadores se abastezcan, y por lo tanto, no han tenido tanta necesidad de comprar café. Y esto ha provocado que los precios se vengan hacia abajo.

Sin embargo, la cosa no es alarmante porque estamos a niveles justos de los costos de producción. Es decir, producir un quintal de café ahorita en Nicaragua cuesta entre US$135 a US$140. Entonces podemos decir que estamos en los niveles de equilibrio. Ni se pierde, ni se gana. Pero en una economía como la nuestra hay que buscar cómo ganar. Este no es un año ideal.

 

¿Cómo incide la caída de los precios internacionales del café en la producción y comercialización en Nicaragua?

La incidencia es básicamente en la reducción de los valores de exportación. El año pasado sacamos, según las cuentas nuestras de exportación, no las de Cetrex (Centro de Trámites de las Exportaciones), 2,550,000 quintales, eso genera en divisas para el país arriba de US$550 millones. El café el año pasado fue el producto más importante en exportación en Nicaragua.

 

¿Cuál fue la tónica de las exportaciones de café en 2012 en América Latina, y cómo se ubica Nicaragua en este contexto como país productor?

Somos uno de los países productores de café más pequeños, representamos el 1.6% de las exportaciones de café mundial, no incidimos en los precios internacionales. Sí inciden países como Brasil, Colombia y ahora Honduras, que posiblemente este año que viene se convierta en el segundo productor más grande de América Latina.

Honduras llegará a producir, según las perspectivas que tenían los productores hondureños hace cuatro meses, 8,500,000 quintales de café oro. Es decir, podría desplazar a Colombia que en la actualidad ocupa el segundo lugar como productor de café en la región.

 

¿Y Nicaragua no tiene la posibilidad de llegar a esos niveles productivos en el corto o mediano plazo?

Podríamos llegar a producir mucho más, pero es parte del trabajo que nosotros estamos haciendo como asociación de exportadores. Queremos tecnificar la caficultura y elevar los rendimientos productivos.

 

¿Los eventos climáticos han impactado crecientemente en el desempeño de la producción cafetalera en Nicaragua este año?

La roya está afectando a Centroamérica, no solo a Nicaragua, y debido a esta situación presentada nos reuniremos a inicios de febrero en El Salvador para valorar los efectos de la roya en la región central.

El cambio climático en nuestros países elevó la temperatura creando un ambiente favorable para la reproducción de la roya misma.

Es por ello, que estamos previendo que algunas zonas bajas de Nicaragua tendrán que dejar de producir café. El daño de la roya en la actualidad es aproximadamente los 500,000 quintales menos de café oro. Es decir, serán casi US$100 millones que dejará de percibir el país en divisas.


¿Cuáles son las expectativas de crecimiento del café de Nicaragua en el mercado internacional?

Si logramos hacer una renovación de todos estos cafetales viejos que tenemos, podríamos perfectamente llegar a duplicar los 2,500,000 quintales.

Uno de los objetivos debería ser la tecnificación de nuestros productores como parte del desarrollo, y si además podemos lograr que esto sea sostenible obtendremos mejores resultados.