elnuevodiario.com.ni
  •   Riad, Arabia Saudita  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los líderes árabes hicieron hoy un llamamiento a la creación de un mercado común regional, a la imagen de acuerdos similares en otras regiones del mundo, para fortalecer a sus empresas y reforzar los lazos entre sus países.
       
En la inauguración de la III Cumbre de Desarrollo Económico y Social de la Liga Árabe, que reunió en Riad a varios de los más destacados mandatarios árabes, el presidente egipcio, Mohamed Mursi fue claro en la petición de una mayor cohesión económica.
       
"Es importante establecer un mercado común para lograr la integración económica de los árabes, como lo han hecho otros bloques de países en el mundo, en Europa y América, pese a las diferencias de religión, de idiomas y de pueblos", dijo Mursi en su discurso, con el que traspasó la presidencia de turno a Arabia Saudí.
       
Las dos rondas anteriores de la Cumbre Árabe de Desarrollo Económico y Social se celebraron en 2009, en Kuwait, y en 2011, en Egipto, solo seis días antes de estallar la revolución que derrocó al presidente egipcio, Hosni Mubarak.
       
Entre los asuntos que se discutirán en esta cumbre, de dos días de duración, está el establecimiento de una unión aduanera a partir de 2015.
       
A ese respecto, Mursi destacó la necesidad de fijar plazos para poner en marcha el proyecto y subrayó el privilegiado acceso del mundo árabe a los recursos energéticos.
       
"Mientras que todo el mundo dependa del petróleo como fuente de energía, los países árabes mantendrán sus privilegios", señaló.
       
A la cumbre, la primera de su género desde el estallido de la primavera árabe en 2011, han acudido jefes de Estado y de Gobierno de los 22 países que integran la Liga Árabe.
       
Para Mursi, en este momento los países árabes deben aunar sus esfuerzos para atender a los países en necesidad de ayuda, "especialmente ahora que otras organizaciones extranjeras han empezado a tomar medidas para hacerlo", dijo, en aparente alusión al préstamo que Egipto ha pedido al Fondo Monetario Internacional.
       
Por ello, propuso crear un fondo árabe para asistir a los estados que tengan problemas económicos, y llamó a apostar por la educación para hacer frente a las consecuencias negativas de la globalización.