•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Según las recientes declaraciones de las autoridades de Tránsito, los accidentes causados producto del uso del celular al conducir, están causando un porcentaje aún indeterminado, pero seguramente alto.

Es interesante que este punto sea considerado ahora como uno de los principales causantes, puesto que en el pasado no había existido tal preocupación, a contramano de lo que ocurre en el resto de países del mundo, donde se llevan estadísticas rigurosas sobre los accidentes, que hoy podemos calificar como verdadera epidemia y problema número uno de Salud Pública.

Al menos en Estados Unidos, el porcentaje de personas que acepta que usa normalmente el celular es por lo menos el 25%. En nuestro país, por simple inspección, este número es mucho más alto, puesto que vivimos sin ley efectiva. Se especula aquí que existe un alto índice de personas lesionadas como resultado de accidentes vehiculares en donde conducían distraídos al ir hablando por celular.

Pero estos son solamente números especulativos, porque hay que señalar que es difícil determinar con certeza cuándo los accidentes involucran a personas particulares, si fueron causados o no por esta peligrosa distracción.

No obstante, es notorio que en nuestro país hay un silencio --a lo mejor intencionado-- en no poner este tema en debate, por los intereses económicos y prebendarios tras bambalinas y el ya tradicional lavado de manos de las autoridades.

En Estados Unidos ha habido una fuerte oposición de las empresas de telecomunicaciones a concienciar sobre el tema, debido a la obvia disminución en los minutos de tiempo aire consumidos.

En algunas naciones existe cierta responsabilidad social en promover campañas educativas sobre el tema; mientras que aquí solamente se mantiene un bombardeo de publicidad para vender las promociones minuteras que hacen sus mismas modelos con sonrisas de artificio.

Algunas empresas locales ya han establecido políticas restrictivas sobre el uso de esta imprescindible herramienta. Típicamente, la violación de esta política tiene asociada una sanción disciplinaria, la cual puede ser el despido inmediato, en caso que se compruebe que dicha violación llevó a un accidente.

Estas empresas desarrollaron protocolos de investigación de accidentes que de forma normalizada piden a la operadora telefónica los registros de llamadas, para ver si corresponde a un positivo a la hora del menor accidente.

Durante mi experiencia, me tocó ver la aplicación de esa política en al menos 3 casos, los cuales terminaron en despidos, que fueron una medida extrema de seguridad para protección de la vida del conductor/a.

En nuestros cursos de manejo defensivo, los participantes siempre reportan el factor de riesgo que implican las llamadas continuas de la supervisión, las cuales tienen que ser contestadas obligatoriamente por los conductores, llevando en muchos casos a casi-accidentes y accidentes dolorosos, los cuales son causados por la presión de la misma empresa.

Es importante que para elaborar una política se deje en claro cuáles son las conductas que deben ser evitadas/promovidas, no solamente por parte de los conductores, sino por la propia administración, incluyendo al más alto ejecutivo/a.

 

noalosaccidentes@gmail.com www.cambioculturalconsultores.com