•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con frecuencia y mucha razón se habla de los costos de los accidentes como un factor que entorpece la productividad, entre otros efectos perversos.

Pocas veces se habla de los costos derivados de las enfermedades ocupacionales provenientes de una pobre administración de la ergonomía; es decir, de la aplicación de la ciencia de ajustar las condiciones del sitio de trabajo y los requerimientos del puesto a las capacidades de la fuerza laboral.

Cuando no existe aplicación de esta disciplina, los costos a incurrir pueden ser bastante elevados.

Es importante saber que en lugares donde se llevan las estadísticas más confiables se ha concluido que la causa principal de las lesiones no fatales en el trabajo provienen de este tipo de situaciones, principalmente de esfuerzos excesivos y agotamiento por levantamientos inadecuados, empujar y halar cargas pesadas, alzar y llevar pesos, entre otros traumatismos.

Estos traumatismos dan como resultado que la proporción de costos de las lesiones ergonómicas a lesiones por accidentes (caídas, atrapamientos, impacto, etcétera) sea de 3:1, y en otros casos, mucho mayor.

En Nicaragua, típicamente, la atención que recibe el tema ergonómico está lejos de ser una prioridad, es poca la consideración que se le brinda a la hora de definir un plan de capacitación o de adecuación de los puestos de trabajo.

Típicamente se piensa que es cosa de reemplazar mobiliario viejo e incómodo, por muebles –típicamente sillas y escritorios- de una apariencia moderna y atractiva, lo “cool” por encima de lo adecuado y correcto. Nada más equivocado que eso.

La administración de la ergonomía debe darse en un contexto de proceso de trabajo. Empieza primero con la determinación de los costos de aquellas lesiones o enfermedades por trauma acumulativo, de los cuales las quejas tradicionales son solamente un síntoma: “aires”o dolores de espalda, articulaciones, jaquecas, pérdida progresiva de la visión, agotamiento, alergia y enfermedades respiratorias crónicas, entre otras, son líneas que se deben investigar con la misma seriedad y rigor como cualquier otro análisis de accidente.

Esta determinación de costos se hace para valorar la dimensión del problema y considerar no solamente la inversión, sino las capacitaciones y elevamiento del interés del personal para reportar estas situaciones.

Se debe salir de la mentalidad superficial de pensar que los traumatismos solamente ocurren en oficinas, ya que los principales generadores se encuentran en los procesos productivos donde intervienen equipos, maquinaria, movimientos repetitivos, cambios bruscos de temperatura, movimientos complejos, entre otros.

Debe dársele una formalidad adecuada al proceso de implementación de la ergonomía, ya que de otra manera, solamente será un tema “del sabor del mes”, o algo referencial que perderá vigencia si no se maneja como un componente importante de la labor preventiva.

Lo más importante es que se pueda pedir ayuda, solicitar “ojos frescos” externos para hacer una valoración del tema, las recomendaciones pertinentes, y sobre todo, sugerir las mejores prácticas de la industria que son las pautas más efectivas de una implementación inteligente.

 

noalosaccidentes.wordpress.com